viernes, 29 de junio de 2007

PRUEBA DE MISIL ANTISATELITE DE CHINA

RESUMEN
China lanzó un cohete con la capacidad de destruir satélites en órbitas bajas. El lanzamiento del 11 de Enero, impactó en un viejo satélite de comunicaciones de dicho país, sorprendiendo a observadores y especialistas del mundo entero y al gobierno norteamericano. El desarrollo aeroespacial Chino ha saltado a un nivel mayor el cual podría ser el inicio de una nueva carrera espacial, científica y militar. Si bién China afirma que su desarrollo bélico es netamente defensivo, su potencial lo coloca como un actor geopolítico de mucha importancia en la región y el mundo.
INTRODUCCION
El 11 de Enero del 2007, el operador de radar del Centro Espacial Xichang, detectó el inicio de la órbita de eje polar del viejo satélite meteorológico FY-1C (Feng Yung) En cuestión de milisegundos, las avanzadas computadores de control del misil balístico calcularon la trayectoria y el punto de impacto de la cabeza del proyectil K ASAT (misil antisatelital cinético,por sus siglas en inglés). El satélite volaba a 27 mil kilómetros por hora y a 850 kilómetros de altitud. La señal de lanzamiento se activó y se dió la orden de lanzamiento. El personal miraba con atención la pantalla gigante el centro de control en donde se escribía visualmente, la historia de un nuevo capítulo, de la no siempre glamorosa, carrera espacial.
Al otro lado del mundo, el operador del radar de detección espacial de los Estados Unidos, en la montaña Chayanne, recibió una señal de desaparición espontanea de uno de los cientos de satelites que monitorea diariamente. Era la señal del FY-1C. De pronto había desaparecido. Al día siguiente la señal del satélite reaparecía y para sorpresa del pentágono, el radar solo pudo captar una nube de escombros del satélite Chino, miles de fragmentos que vuelan a gran velocidad en la órbita de otros satélites militares y civiles, encendiendo una nueva señal de alerta pero esta vez de naturaleza política.
ANÁLISIS DEL HECHO
El proyectil K ASAT posiblemente fué lanzado con un misil balístico de alcance medio DF-21, desde el Centro Espacial Xichang o sus alrededores, anunció el portavóz del Concejo Nacional de Seguridad de los Estados Unidos, Gordon Johndroe. El DF-21 posee una carga operativa de 600 kg y un alcance medio de 1800 km, pudiendo ser lanzado desde plataformas móviles (TEL)
El blanco, un satélite meteorológico Feng Yun 1C (FY-1C) con una masa de 750 kg, orbitaba a unos 850 km de altura y a 27 mil km/h. Se necesita una sofisticada tecnología para lograr impactar un blanco en esas difíciles condiciones.
Sin embargo, el desarrollo ASAT no es una nueva tecnología. Desde la década de los sesentas, Estados Unidos y Rusia venian desarrollando misiles capaces de destruir objetivos en el espacio. Estados Unidos abandonó su proyecto en 1980, pero continuó desarrollando la tecnología necesaria, aunque no ha realizado nuevas pruebas.
Los modelos de misiles ASAT se definen por sus carácterísticas de ataque. En este caso K ASAT (Kinetic Energy Anti Satellite) es un proyectil guiado que emplea el momentum cinético para destruir al satélite con un impacto a alta velocidad.
REACCIÓN
La reacción del Gobierno de los Estados Unidos fue inmediata y pidió explicaciones al Gobierno de China. A ese pedido se sumaron Japón, Corea del Sur, Canadá y Australia.
El Director Ejecutivo de la Agencia de Sistemas de Defensa de Misiles de los Estados Unidos, General Patrick O´Reilly, ha manifestado que el desarrollo K ASAT de China, no representa una amenaza para el sistema de satélites que consiste en equipos para comunicaciones, sensores remotos y espías. O´Reilly asegura que el sistema de defensa de los Estados Unidos es redundante y que la destrucción de uno o varios satélites no alteraría su eficacia.
Sin embargo, el Senador Republicano Jon Kyl, responzabilizó a la administración del Presindente George Bush de haber respondido con debilidad ante la prueba China y que se debe tomar en serio la amenaza que representa.
Michael O´Hanlon en el semanario Newsweek, afirma que el acto de Beijing ha sido un error estratégico "al permitir a sus fuerzas burocráticas dentro del gobierno que favorecen la competencia militar y la confrontación para pasar el día".
El portavóz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Liu Jianchao, respondió al pedido de las potencias, "China no tiene nada que esconder, no amenazamos a ningún país. Informamos a Japón y a EEUU al ver su procupación. Si quieren saber más, que pregunten" manifestó.
LA CONEXIÓN GEOESTRATÉGICA
Si bién la diplomacia se ha movido con cautela en este caso, y el día de hoy parace haber caido en el olvido mediático, las implicancias geoestratégicas podrían estarse complicando.
China es un socio económico de los Estados Unidos. las dos terceras partes de las importaciones americanas provienen de China, en donde grandes corporaciones han instalado sus fábricas y representan el grueso de las inversiones extranjeras en este país. Casi no existe producto en las tiendas norteamericanas que no provengan de China. Ropa, Calzado, adornos, etc. basta mirar la etiqueta para encontrarse con el omnipresente "Made in China".
China, por su parte, requiere de enormes recursos naturales y energéticos para mantener el vertiginoso crecimiento económico de las últimas décadas. Las materias primas - en parte de América del Sur - y el petroleo que le proveen paises del Medio Oriente, especialmente Irán.
Irán y China comparten lazos estratégicos. China provee de tecnología a Irán y este el necesario petroleo a China. El desarrollo de misiles balísticos iraní se basa en gran medida en la tecnología China, aspecto que la Casa Blanca mira con preocupación e Israel con terror ya que Irán ha fabricado misiles capaces de impactar en su territorio.
Durante el 2006, Estados Unidos e Iran han mantenido una confrontación debido al desarrollo nuclear iraní, asunto que se complica rápidamente. El problema que Estados Unidos tiene en Irak está provocando un aumento de la tensión con Irán. Últimamente, el gobierno de George Bush viene acusando a Iran de apoyar a las fuerzas rebeldes chiitas de Irak. Hace un mes, comandos norteamericanos, apresaron a miembros del consulado iraní en Irak y en los últimos días anunció un patrullaje aéreo en la línea de frontera iraní "para evitar que Iran provea de armas a los rebeldes irakies". Además, EEUU ha reforzado su flota en el Golfo Pérsico con el envío de otro portaaviones.
El lanzamiento del misil K ASAT de China coincide con esta escalada de tensión con Irán. Analistas de defensa lo atribuyen a una demostración de fuerza de una "potencia emergente", pero el mensaje podría tener intenciones más profundas y disuasivas.
CONCLUSIONES
La prueba China trae como consecuencia diversos aspectos que hay que tomar en consideración, tanto a corto como a mediano plazo.
· La destrucción del satélite Feng Yun, ha producido una nube espacial de miles de partículas del mismo. Estas flotan a una inmensa velocidad y representan una amenaza a otros satélites que comparten su órbita en la misma altitud.
· Ha demostrado que los satélites de imágenes y comunicaciones - incluidos los espías- son vulnerables a un ataque. No se conoce la capacidad China para atacar satélites con órbitas a mayores altitudes como los del sistema GPS, pero no se puede descartar su capacidad de destruirlos.
· La prueba podría significar el inicio de una nueva carrera armamentista espacial, aunque algunos expertos recomendarían mejorar los sistemas antimisiles para prevenir futuros ataques a los satélites.
· Estados Unidos reforzaría sus planes de desplegar misiles de defensa en Polonia, Rumanía, Bulgaria y la República Checa, planes que han despertado las voces de alarma y protesta en dichos paises y en Rusia.
· La reacción japonesa podría ser la de desarrollar su propio programa de guerra espacial. Esa nación ya posee un programa espacial exitoso. Hace un par de meses, Japón fue autorizado por las Naciones Unidas a reabrir su Ministerio de Defensa y a rediseñar sus Fuerzas de Defensa como una fuerza combativa estratégica. Es decir, Japón se perfila como un nuevo actor que afectará el equilibrio estratégico de la región.
· Habrá un empeoramiento de las relaciones sino-norteamericanas que siempre han sufrido altas y bajas, a pesar de los enormes lazos económicos que las unen.
· Una explicación a este fenómeno se debería a la capacidad de cabildeo de los diversos y poderosos grupos económicos de Estados Unidos. Por un lado estarían las grandes corporaciones con inversiones en China y por el otro el "lobby" de los complejos empresariales de defensa y petroleo que bajo la administración Bush han adquirido una fuerza y capacidad de influencia sin precedentes, para quienes la guerra e invasión de Irak ha representado una enorme oportunidad de negocios. Es posible que Irán esté en la mira de los "hawks" aliados del pentágono.
· Por último, China empieza a posicionarse como un importante factor geopolítico y geoestratégico mundial cuya finalidad sería adquirir una posición hegemónica, convirtiendo el unipolarismo norteamericano en una nueva y mundial situación bipolar. La pregunta es ¿cuál sería la reacción China ante un hipotético ataque de Estados Unidos a Irán?
REFERENCIAS
· Gordon Johndroe, National Security Council.
· Michael O´Hanlon, "An Intelligent Test?", Newsweek International, February 5, 2007.
· Patrick O´Reilly, Brigadier General, "US Official: China´s Anti-Satellite Weapon No Threat to US Missile Defense", Voice of America news, January 30 2007.
· David Wright, Co Director, "UCS Statement on Chinese Anti-Satellite Test", Global Security Program, Union of Concerned Scientist, Washington, January 22.
· Shaun Tandon, "China Shows Its Power With Anti Satellite Test", Tokio (AFP) January 20, 2007.
· Phillip Saunders, Jing-Dong Yuan, Stephanie Lieggi, Angela Deters, "China Antisatellite Research", Center For Nonproliferation Studies.
· Chinese Anti-Satellite (ASAT) Capabilities, www.globalsecurity.org.
· Dan Robinson, "Lawmaker Faults US Response to Chinese Anti- Satellite Test", Voice of America, 30 January, 2007.
· "China confirma el lanzamiento de su primer misil antisatélite", EFE 23/01/2007. El País.com, España.
· Huang Zuwei, "MILITARY SATELLITE SYSTEMS AND ANTISATELLITE ANTIMISSILE TECHNOLOGY", National Air Intelligence Center, NAIC-ID(RS)T-0261-95

No hay comentarios.: