martes, 9 de febrero de 2010

SUELDOS Y SALARIOS EN EL PERÚ: Una historia de expectativas y decepciones

Introducción

A través de veinte años, desde que Alberto Fujimori y su equipo de economistas adoptaron el modelo neo liberal, los sueldos reales han sufrido una constante disminución y no se aprecia un pronto mejoramiento de la situación de millones de asalariados. Las fuerzas de la oligarquía financiera se oponen a cualquier ajuste estructural de sueldos debido a que, intentan preservar las enormes ganancias obtenidas de los onerosos créditos a los que la ciudadanía y pequeños empresarios se ven obligados. Los gobiernos y los medios de comunicación son las principales armas con las que cuenta la oligarquía financiera. La fuerza laboral agremiada del Perú ha sido prácticamente neutralizada, pero esta vez se enfrentan a un arma aún más poderosa, el reclamo salarial de un sector que pensaron que tendrían bajo absoluto control: la policía y las fuerzas armadas.

esta vez se enfrentan a un arma aún más poderosa, el reclamo salarial de un sector que pensaron que tendrían bajo absoluto control: la policía y las fuerzas armadas

protestas salariales

La oligarquía financiera

El Perú no es una isla en este fenómeno. La crisis financiera internacional que se inició el 2007 tuvo su origen en esta misma oligarquía financiera estadounidense. Si bien son algunos pocos los “acumuladores” de enormes cantidades de capital, cuyo objetivo es incrementarlo mediante la especulación en los mercados de capital, fueron jóvenes ejecutivos los responsables (allá y acá) de la mayor debacle financiera que el mundo ha conocido. Aquellos ejecutivos, extraídos de las canteras de las más universidades de mayor prestigio, son jóvenes socialmente privilegiados que no han vivido el tiempo suficiente para conocer el sufrimiento humano. Es decir, son incapaces de sentir alguna empatía con los vastos sectores de la población empobrecida.

Aquellos ejecutivos son incapaces de sentir alguna empatía con los vastos sectores de la población empobrecida.

El fenómeno de la película “Teta Asustada”, obra maestra de la directora Claudia llosa, viene siendo duramente criticada por los sectores privilegiados de nuestra sociedad que no desean verse contrastados por lo que realmente significa el Perú dividido, entre poseedores y desposeídos. Al ser incapaces de sentir una empatía con los demás, los jóvenes (y viejos) ejecutivos del sistema financiero privilegian las ganancias ante cualquier intento de describir la realidad de un mercado. Estado barato y no intervencionista, altos créditos, cero regulaciones, leyes de bancarización obligatoria, son algunos de los instrumentos que se vienen empleando en el mejor negocio después del narcotráfico aunque en muchos aspectos muy cerca a este. La oligarquía financiera ha tomado el control de las decisiones gubernamentales a través de los ministros de economía y finanzas, cargo que debe estar al servicio del contrato social de todos los peruanos y no para velar por los intereses de la privilegiada oligarquía financiera. ¿Quiénes son? Son las familias propietarias de bancos, los parientes y servidores leales que fungen como testaferros de los numerosos agentes financieros internacionales que operan en este nuevo paraíso fiscal llamado Perú.

AAHH Hiroshima

Los objetivos y temores de la oligarquía financiera

El objetivo principal de la llamada oligarquía financiera es la de mantener al máximo sus privilegios. Ya hemos visto algunos de los instrumentos de los que se sirven. Pero además existe un asunto poco comprendido, incluso en los medios financieros especializados, y este es el de la inflación. En el discurso político oficial, la inflación es considerada como un fenómeno perjudicial para los segmentos más pobres. El argumento termina allí y no se discute más. Como indiqué en el artículo anterior (“¿Aumento para las FFAA y la Policía? No parece probable”

http://ivanizquierdo.blogspot.com/2010/01/aumento-de-sueldos-para-las-fuerzas.html)

En una economía sana, un porcentaje de inflación es inevitable ya que significa que se está produciendo un crecimiento económico que beneficia a la sociedad. En el Perú existe una constante inflación empujada por el consumo del 1% de la población privilegiada, por el comercio del 60% de la economía informal y por las inversiones realizadas por el narcotráfico para lavar activos. Los asalariados, que constituyen la masa de empleados de la economía formal son los perjudicados. Un aumento salarial a esta masa laboral significaría una inevitable presión inflacionaria. En términos reales no es problema ya que la estructura de precios y servicios se ajustan de acuerdo al incremento del nivel de vida de los trabajadores. Quienes se verían directamente perjudicados son los agentes financieros como los bancos. Estas instituciones han desparramado créditos personales, hipotecarios, de consumo, de dinero, tarjetas de crédito, etc. entre la mayor parte de la población, formal o informal. Un aumento de la inflación significará que los bancos y agentes financieros recibirán menos por los soles que han prestado, mermando sus fabulosas ganancias. De igual manera que los exportadores se rasgan las vestiduras cada vez que el distorsionado narcodólar se devalúa y el BCR tiene que salir a las calles a adquirir de dólares de menor valor (por lo que perdemos todos los peruanos), las políticas gubernamentales desalientan cualquier incremento de los salarios en lo que el economista Humberto Campodónico denomina acertadamente la “represión salarial” (http://www.larepublica.pe/cristal-de-mira/08/02/2010/la-represion-salarial-en-la-picota)

Entonces el objetivo final del sistema financiero es evitar el peligro de la inflación para que el retorno crediticio no sufra merma alguna. El resto que importa.

Entonces el objetivo final del sistema financiero es evitar el peligro de la inflación para que el retorno crediticio no sufra merma alguna. El resto que importa.

Protesta frente a la OIT

Las luchas por el mejoramiento de salarios

Hace pocos meses, la CGTP y la OIT pusieron sobre la mesa de discusión nacional, la necesidad del incremento de la remuneración mínima en el Perú, una de las más bajas del hemisferio. La discusión no duró muchos días ya que los medios de comunicación al servicio de la oligarquía financiera y los de los grandes empresarios contraatacaron con los más diversos argumentos. El favorito: que las Pymes no podrían soportar el incremento de la remuneración mínima vital. Como ya he explicado, y según las teorías económicas de John Kenneth Galbraith, el mejoramiento del nivel de vida apareja un inevitable brote inflacionario que se regula con el incremento de precios y servicios en el mercado (teoría económica institucionalistas poco estudiadas hoy en día, creada por Thorstein B. Veblen y reflejada en los neo-institucionalistas como Kenneth Galbraith)

El esfuerzo de la CGTP se diluyó en el mar de críticas y en la incapacidad del gremio de responder técnicamente a planteamientos que eran bastante sencillos de desbaratar por profesionales del nivel como Humberto Campodónico, por ejemplo. De esta forma la “represión salarial” parecía consolidarse hasta que apareció el reclamo de las fuerzas armadas y la policía nacional. En realidad este último parece estar liderado por la policía y configurado en la persona del Técnico Edward Casas, hombre de increíble valor que ha dado la cara por el reclamo de las instituciones. La oficialidad se ha refugiado tras la figura de los miembros en retiro, y lo más execrable es que algunos oficiales de la policía quieran tomar represalias en contra de este valiente técnico quien finalmente es portavoz del reclamo de todos.

PNP

Ni la policía ni las fuerzas armadas constituyen un gremio oficialmente organizado, pero si son un gremio de facto y en eso consiste su ventaja y la inigualable oportunidad que tienen para lograr el reclamo. En este caso nivelan el tablero de las fuerzas fácticas que actúan en la hipócrita pseudo democracia nacional. Las fuerzas del orden juntas contrapesan el enorme poder fáctico de la oligarquía financiera nivelando el tablero de negociación de una manera jamás vista en años.

Las fuerzas del orden juntas contrapesan el enorme poder fáctico de la oligarquía financiera nivelando el tablero de negociación de una manera jamás vista en años.

Si los altos jefes de las fuerzas armadas y la policía nacional no aprovechan esta oportunidad para reivindicar los justos reclamos del personal subalterno, entonces quedarán como ramplones mendigos de la oligarquía financiera comprados por el “sistema de privilegios” que funciona desde los grados de coronel, capitán de navío, general, y almirante. Basta recordar los tristes sucesos de Bagua para darse cuenta hasta qué punto los generales pueden ser arrastrados a la insania por un gobernante que viene perdiendo lucidez y legitimidad rápidamente.

Los medios de desinformación masivos y la oligarquía financiera

Esta oligarquía financiera posee medios de comunicación que sirven para operar psicológicamente a favor de sus intereses. El más obvio de todos es el perteneciente a la familia Miro Quesada (miembros de la histórica oligarquía nacional) además de los canales de televisión de “señal abierta” que solo transmiten contenido basura en su desesperado intento de embrutecer sistemáticamente a la población.

Ante la ola de protestas anunciadas por la fuerza armada y la policía nacional El Comercio ha iniciado una serie de artículos con la finalidad de desinformar a la opinión pública, y desde mi punto de vista, también para sembrar divisiones entre la policía y las fuerzas armadas. El 5 de febrero, día de la movilización de familiares y discapacitados de las FFAA y PNP “El Comercio” publica un artículo muy visible “MILITARES GANAN HASTA EL DOBLE QUE POLICÍAS”, el artículo no lleva firma y presentan un cuadro remunerativo que solo puede ser calificado de una total mentira (ver cuadro adjunto)

P[1].L. 3752 ELCOMERCIO 05FEB2010 MILITARES[1]

El periodista de El Comercio, Luis Davelouis Lengua, posiblemente presionado por la línea editorial, publicó el sábado 6 de febrero un artículo titulado “El 59% de la planilla militar y policial se destina a retirados”. El periodista Davelouis afirma que las “perforaciones” a la caja de pensión militar policial y la cédula viva son las causas de que “el 60% de los recursos de las FFAA se destinen a las planillas”. El periodista desconoce que el mayor deudor de la caja militar policial es el propio estado peruano que nunca ha aportado el porcentaje que le corresponde como empleador a dicha caja, además, los pensionistas de “cédula viva” son un número reducido de pensionistas sobrevivientes que son directamente pagados por el estado y no por la caja militar-policial. Desde el mismo medio de distorsión de masas (Diario El Comercio) escribe el director del pasquín “Dia1” “…no se haya hecho nada para subsanar este perverso sistema remunerativo, que contempla remuneraciones permanentes para activos y pensionistas, así como cédula viva.” (Juan Zegarra Salas, editor “Dia1” de El Comercio 8/2/2010) ¿Cuál es la intención del señor Zegarra que no se remunere a los pensionistas o que se deje sin efecto la cédula viva? ¿De qué vivirán esas personas? A esto me refiero cuando jóvenes muy capaces pero sin escrúpulos, son incapaces de sentir empatía por sus semejantes.

No es un secreto que los intereses del El Comercio y la familia Miro Quesada desfilan marcialmente por las filas de la oligarquía financiera, tal como en antaño lo hicieron militando en la oligarquía terrateniente

No es un secreto que los intereses del El Comercio y la familia Miro Quesada desfilan marcialmente por las filas de la oligarquía financiera, tal como en antaño lo hicieron militando en la oligarquía terrateniente. Su obediencia al dinero es más que militar y su patriotismo se resume en bolsillos y privilegios bien provistos. No es de extrañar que inicien esta batalla mediática en contra de los miembros de las fuerzas armadas y la policía nacional, instituciones que manejaron a su antojo histórico, pero que desde la época del general Velasco se independizaron en gran medida de la oligarquía a excepción de algunos altos mandos racistas, ostentosos y con ínfulas arribistas o conexiones familiares que nunca faltan.

El brillante inquilino de palacio y la regia corte

El intento de sembrar discordia del El Comercio se une a las “brillantes ideas” del inquilino de palacio que ahora pide “meritocracia” dentro de las FFAA y la PNP. ¿De qué cree el presidente, que se trata el proceso de ascensos de las instituciones armadas? ¿Cuál cree que es la exigencia de estudios y capacitación de oficiales y técnicos? El ladrón cree que todos son de su misma condición, reza el dicho.

El ladrón cree que todos son de su misma condición, reza el dicho

El presidente debería darse la vuelta de vez en cuando y conversar con esos oficiales que lo acompañan a todos lados llamados “edecanes”, cuya función no es moverle la silla para que coloque el trasero. Estos edecanes podrían chismearle un poco de lo que se trata ser militar y de la constante preparación que necesitan para ascender en el rango, a diferencia de algunos ministros que parecen sobrevivir por su cara bonita o por estar felices por bajar de peso (declaraciones de la ministra Araoz a canal N el día 31 de diciembre del 2009 luego de cantar en palacio de gobierno)

En lo único que estoy de acuerdo con el presidente es que ha reconocido que este aumento de sueldos causaría inflación. Absolutamente cierto y además necesario para acabar de una vez con la “represión salarial” que mantiene un sistema económico irreal e injusto.

Conclusiones

Las cartas del aumento de sueldos a policías y militares están sobre una mesa mejor nivelada. La perspectiva de una huelga policial debe ser suficiente argumento para convencer al gobierno que ya no debe seguir gobernando para una pequeña minoría nacional e internacional. Depende ahora de los altos mandos no dejarse reprimir con prebendas y arreglos bajo la mesa. El momento de hablar ya pasó, las instituciones armadas necesitan el real liderazgo de sus jefes y generales, no de timoratos que lloran por pasajeros privilegios, fauna que por desgracia ha sido muy abundante durante mucho tiempo en las instituciones armadas.

las instituciones armadas necesitan el real liderazgo de sus jefes y generales, no de timoratos que lloran por pasajeros privilegios, fauna muy abundante durante mucho tiempo en las instituciones armadas.

El aumento de sueldos traerá consigo un desembalse de reclamos salariales largamente esperado. Es una situación similar al embalse de precios en una economía de precios controlados como la del primer gobierno de Alan García que tuvo que ser “desembalsada” mediante el “fujishock”. La “represión salarial” explotará tarde o temprano, si no es hoy con la posibilidad de lograr una negociación que afecte a todos por igual, incluyendo los más privilegiados. Caso contrario, la “represión salarial” se quebrará en las urnas de la próxima elección presidencial.

En el 2006, las mentiras y los argumentos de los medios de desinformación masivos en contra de un cambio de rumbo del país asustaron a una parte de los votantes. Luego de otros cinco años de mentiras, promesas incumplidas y decepciones, el miedo como argumento perderá fuerza y el grito antisistema pasaría a ser lo que es: una fábula. No hay que olvidar que el Perú sigue estado dividido y esta línea parte por la mitad a la nación.

Pueblo y FFAA

jueves, 4 de febrero de 2010

DE CLANES FAMILIARES Y CALIDAD DE LA SOCIEDAD

Entrevistas con Herbert Mujica (Señal de Alerta) el día 2o de enero del 2010

GUERRA ASIMÉTRICA (Entrevista en Alerta Señal 9 de diciembre 2009)

Entrevista que sostuve con Herbert Mujica sobre el tema de la guerra asimétrica.

DE RADARES Y NEGOCIADOS

El Perú no es escaso en iniciativas, lo que sucede es que las mismas parecen estar siempre orientadas hacia intereses particulares. La compra de radares para aeropuertos rodeados de montañas es un ejemplo más del desperdicio de medios en un país que necesita desesperadamente de infraestructura de transportes, pero adquirida con criterios técnicos modernos y en busca del bienestar de todos los peruanos. El experto John Elliot discute con Herbert Mujica aspectos de esta problemática.

PROGRAMA SEÑAL DE ALERTA

miércoles, 3 de febrero de 2010

DE JIBAS, ROMPEMUELLES Y NORMAS

Durante los últimos años, en la ciudad de Lima se ha suscitado una explosiva inflación de jibas de velocidad o “rompemuelles”, elementos anti técnicos que intentan regular el tránsito y cuyos efectos son perjudiciales para los automóviles.

020210110652

Que Lima posee una de las circulaciones viales más caóticas del mundo no es un secreto. Como todo aspecto que requiere del cumplimiento de las normas por parte de la ciudadanía, el orden del tránsito vehicular es directamente proporcional al comportamiento y el respeto de la población por las normas y el derecho de los demás. Que somos una sociedad egoísta, queda demostrado en las actitudes que se observan durante ese diabólico ejercicio al que denominamos conducir. La conducción vehicular constituye un laboratorio sociológico poco estudiado y largamente criticado. En las calles nos encontramos los extraños y anónimos conductores protegidos por una burbuja social que constituye el automóvil.

Mientras más oscuros los parabrisas, más distante y exclusiva la burbuja social

Mientras más oscuros los parabrisas, más distante y exclusiva la burbuja. Pero el peligro que representan miles de conductores intenta ser exorcizado por las autoridades locales mediante la construcción de miles de jibas o “rompemuelles” distribuidos a diestra y siniestra por las calles de la ciudad.

020210063110

La norma que establece los límites de velocidad es clara. Su aplicación es nula. La proliferación de rompemuelles no hace sino demostrar que las normas son letra muerta en un reglamento que no se ejerce debido a varios factores: falta de agentes de la ley, señalización deficiente y la más importante, una generalizada corrupción de la autoridad y la ciudadanía. Ante esta imposibilidad de hacer cumplir la ley, los gobiernos locales no han tenido mejor idea que sembrar las pistas de obstáculos en un desesperado intento de reducir la velocidad de los vehículos y la incidencia de accidentes.

¿La acción de construir rompemuelles resulta efectiva y logra controlar a los conductores? Definitivamente si. La gran mayoría de conductores se ve obligado a disminuir la velocidad del vehículo con el fin de no afectar este por el golpe del rompemuelles. De vez en cuando se observa a algún privilegiado conductor de cuatro por cuatro pasarlos como si estos no existieran. De hecho el transito ha disminuido la velocidad debido a los artilugios sobre la calzada, obligando a tirios y troyanos a detenerse.

Conductores justos están pagando por pecadores e irresponsables al volante.

Pero ¿Es esta la respuesta al problema de los accidentes por exceso de velocidad? Hace poco tiempo atrás se aprobó la nueva escala de infracciones al reglamento de tránsito, el costo de las mismas es hoy tan elevado que hace a más de un conductor tomar extra precauciones a la hora de circular por la ciudad. Por más efectiva que sea una norma nunca podrá impedir que un ebrio o algún irresponsable al volante produzcan un accidente, es lamentable pero sucede en todas las ciudades del mundo. En el caso de Lima, los gobiernos locales están tomando medidas que afectan a todos por igual, conductores justos están pagando por pecadores e irresponsables.

IMG_1695 

La colocación de rompemuelles es una medida anti técnica ya que estos dispositivos afectan el sistema de dirección, la suspensión y el chasis de los vehículos, produciendo un prematuro deterioro ¿Quién va a compensar a los propietarios por estos daños? Si a esto agregamos que paralelamente se ha implementado la obligación de pasar por una revisión técnica vehicular el asunto se complica.  Según funcionarios de Lidercon, empresa concesionaria de las revisiones técnicas, la mayoría de casos en los que los vehículos han sido desaprobados es debido al sistema de suspensión defectuoso. No es de extrañar que esto suceda en una ciudad con una pésima calidad de calzadas y sin mantenimiento (solo se realiza cuando se organiza el APEC) además de estar hoy en día plagada de rompemuelles o jibas.

 

La colocación de rompemuelles es una medida anti técnica ya que estos dispositivos afectan el sistema de dirección, la suspensión y el chasis de los vehículos, produciendo un prematuro deterioro

En resumen, la autoridad local debe encontrar otros medios para hacer cumplir las normas. Es cierto que el control del tránsito es responsabilidad de la policía nacional, enorme, burocrática, ineficiente y corrupta institución que con las justas se puede cuidar a si misma y a la pléyade de generales ineficientes. Es hora de discutir el traspaso de una mayor cantidad de autoridad sobre los gobiernos locales como por ejemplo, el control del tránsito en la jurisdicción y la posibilidad de multar a los choferes infractores, junto a un juzgado especializado para la atención de quejas y abusos.

IMG_2410

Los ciudadanos cumplidores de las normas no tienen por qué ser perjudicados debido a la ineficiencia del estado. Los automóviles de miles de limeños responsables se están deteriorando con cada nueva jiba que se construye en la ciudad, sumado a los infinitos huecos en el pavimento y las numerosas zanjas de los lentos trabajos de los servicios públicos y las obras viales.