martes, 18 de enero de 2011

LAS ENCUESTAS: ¿QUE DICEN Y QUE NO? (parte II)

Por: Iván Izquierdo

(continuación)

BANDWAGON copiar4 ¿Que efecto producen las encuestas?

El manejo de la democracia se ha revestido de una aureola de inocente libertad e igualdad, pero esconde sórdidos mecanismos de manipulación psicológica. No existe nada más peligroso que ser víctima de la manipulación cuando se cree que uno permanece en el control de la situación. La vida de una persona promedio en nuestra sociedad transcurre en una constante agitación, la presión laboral y la necesidad de preocuparse por el diario vivir. La formación de la opinión se realiza de manera superficial en una rápida lectura de un medio escrito. Con mayor tiempo podrían ser dos, pero pocos podrían dedicarse un día entero a revisar 18 periódicos, 5 revistas principales, 10 noticieros radiales y otros 10 en la televisión. A esto hay que agregarle el proceso de análisis necesario para purificar las noticias de la inevitable tendencia política. Es decir, nadie tiene el tiempo para hacer semejante cosa, por eso debe confiar en la opinión del medio que hace suya, que aprehende en el subconsciente.

Esa persona vive en un medio social mas o menos uniforme que se retroalimenta de las mismas noticias y de los mismos prejuicios que los de su entorno mediato, afianzando el prejuicio, convirtiéndolo en un sistema de creencias, en hechos fáctico. De esta forma tiende a rechazar las ideas que sean contradictorias a estos prejuicios, y de la misma forma reaccionarán los individuos de este entorno social. Aquel individuo que no concuerda con los prejuicios del entorno levantará sospechas y terminará siendo rechazado por adoptar las nuevas ideas. Por reflejo natural, el individuo pugna por permanecer en la seguridad del grupo, en el entorno social, inhibiéndose de repetir las ideas ajenas a las del grupo.

De igual forma, el individuo indeciso o poco enterado seguirá la tendencia del entorno social. Solo los innovadores, aquellos que se atreven a experimentar cosas e ideas nuevas son los que marcarían una nueva tendencia. En publicidad son empleados estos individuos con la finalidad de introducir nuevos productos. Son la minoría con solvencia económica y un entorno social intercambiable. El resto, la masa, en su mayoría son solo los seguidores de los paradigmas creados por aquellos a quienes llaman “ganadores”. Los “ganadores” querrán ser emulados por la masa, adoptando su estilo de vida, gustos, ideas y prejuicios.

La propaganda política aprovecha una variación de este fenómeno al que denomina bandwagon, el carro de la banda. En el corso del candidato político favorito, los seguidores pugnan por treparse al carro del ganador en busca de reconocimiento, prestigio, y prebendas. Es una superficial actitud que luego puede convertirse en la abierta adulación por el ganador, por el poderoso. Por contraste, el carro del perdedor se queda vacío, sin seguidores. El individuo de la masa prefiere correr, treparse al vuelo en el carro del ganador y no se dejado atrás, en el grupo de perdedores. Algo del instinto de supervivencia aflora aquí.

Las encuestas permiten canalizar este fenómeno. Aparecer como el candidato que encabeza la encuesta es análogo a pasearse en el carro del ganador, en el "bandwagon", adhiriendo a los indecisos, a los ignorantes, a la masa que busca treparse al carro ganador, pugnando por no quedarse atrás, aunque la actitud solo obedece a una ilusión, la de haber emitido un voto que resulta "ganador". La decisión del voto raramente es un proceso racional, la mayor de las veces es un proceso emocional, subjetivo. Es la emoción la que inclinará la preferencia de las mayorías hacia una candidatura o la otra. La encuesta ayudará a conseguir más votos, el efecto "bandwagon" influenciará gran parte de los votos.

Durante el último proceso electoral las encuestas diferían enormemente. Algunas dieron como clara ganadora a Lourdes Flores, otras a Susana Villarán. El resultado fue ajustadísimo, un porcentaje que estadísticamente se habría interpretado como un empate que ninguna encuestadora ni por aproximación midió. O las metodologías de encuestas estuvieron equivocadas, o estuvieron más ocupados creando ganadoras. Ud. decide.

5 ¿Son confiables las encuestas?

Una encuesta, científica y éticamente desarrollada, es un valioso instrumento de investigación social y política. Al igual que cualquier profesión, el estadista puede convertir su profesión en una noble herramienta o arrastrarla hacia la vileza del mercenarismo político, a crear cifras para el mejor postor. En estos momentos es difícil saber cual de las encuestas y encuestadoras estarían realizando una noble labor o están favoreciendo a tal o cual candidato. Las acusaciones ya están dejándose escuchar. Además, no existe ningún mecanismo de fiscalización una empresa encuestadora, aunque se trata de información pública.

Formarse una idea política realista en base a la información disponible es un ejercicio engorroso que consume tiempo y energías escasas. Para el ciudadano promedio dicho gasto no se justifica económicamente, por lo que deberá seguir escuchando noticias, encuestas y opiniones ajenas. Pero los efectos de esta manipulación pueden ser sofocados conociendo esta deliberada intención. Una mente alerta es más difícil de engañar. No se deje arrastrar por el "bandwagon" y permita que su decisión sea personal y soberana. Es el mejor ejercicio que podemos hacer para salvar lo que queda de nuestra frágil e ilusoria democracia.

lunes, 17 de enero de 2011

LAS ENCUESTAS: ¿QUE DICEN Y QUE NO? (parte I)

BANDWAGON copiar1 Introducción

Las encuestas de opinión pública se han convertido en el omnipresente medidor del quehacer político nacional. Funcionarios y candidatos observan vanidosamente o reniegan del reflejo que les ofrece aquella "foto del momento", como le gusta denominar a las encuestas. Pero ¿que son realmente las encuestas?, ¿que es lo que miden con profusión?, ¿que es lo que realmente reflejan en sus resultados y gráficas?, ¿quienes las financian y por qué?, ¿que efecto producen? y ¿realmente son confiables? En este análisis se explora la realidad de las encuestas, aspectos que debe ser conocido por los ciudadanos para evitar caer en el peligroso juego de la manipulación psicosocial.

2 ¿Que miden las encuestas?

Las encuestas de opinión pública, como su nombre lo indica, miden la opinión del público, de la masa. Una opinión es un conjunto de supuestos (nivel subjetivo) que el individuo se ha formado por diversos medios: los comentarios de su entorno social, familiar y la prensa que acostumbra leer, escuchar en la radio y observar en la TV, principalmente. El internet es otro medio de formación de opinión, pero aun limitado por el número de usuarios. Entonces, la opinión es un juicio o un pre-juicio, no es un dato factual de la realidad ya que esta no depende del observador.

El juicio sobre un tema político es formado de antemano por los medios de comunicación. Es casi imposible para el público promedio conocer el devenir político directamente de las fuentes (excepto si es un observador privilegiado) por lo que debemos conformarnos con la información descrita en los medios de comunicación. La calidad de una gestión gubernamental, el comportamiento de los representantes o de los funcionarios públicos, son el tipo de información publicitada en los medios de comunicación según la preferencia o conveniencia de los propietarios del mismo. Es por eso que en los países de democracias más avanzadas los medios de información públicos son mantenidos lejos e independientes de los círculos del poder. Un caso emblemático es la cadena BBC de Gran Bretaña, reconocida mundialmente por tener una posición más independiente, pero definitivamente no perfecta.

Una vez creados los juicios, estos ya han sido transformados en pre-juicios, en el producto de un acto deliberado de formación de opinión. Luego las encuestas recogerán estos pre-juicios. Para esto emplean preguntas aparentemente neutrales como ¿Que opina Ud. de esto? ¿En su opinión, el gobierno está haciendo las cosas bien o mal? ¿Aprueba el desempeño del Presidente... del Congreso... del Poder Judicial... de los Partidos Políticos... de la Iglesia, etc.? El individuo promedio jamás ha entrado en el Congreso, en el Poder Judicial, conoce la Iglesia por la misa, no pertenece a un partido político y jamás a conversado con el Presidente. ¿Qué puede conocer esta persona sobre ellos? ¿Cómo puede formarse una opinión?

Lo que inmediatamente recoge la encuesta es el grado de efectividad de los medios de comunicación en haber modelado los pre-juicios de los inocentes encuestados, esto es un feedback, la retroalimentación que necesita el medio para medir la efectividad de su mensaje. Además, la "muestra", es decir la porción de personas que supuestamente representan al "universo" de la opinión pública, puede ser manipulada para que refleje una tendencia de opinión según el núcleo geográfico social. Si se realiza una encuesta en Cusco, Puno y Ayacucho, lo más probable es que resulte Ollanta Humala a la cabeza de las encuestas. Si se realiza en los distritos limeños de Miraflores o San Isidro, probablemente sea Toledo o Kuczynski.

3 ¿Quienes financian las encuestas?

Las encuestas y las encuestadoras son un negocio como cualquier otro. Necesitan de un cliente que solicite el servicio. No es casualidad que los clientes son, en su mayoría, los propios medios de comunicación privados, las empresas que necesitan medir los resultados de sus propias campañas políticas, en pos de los intereses de los dueños de los mismo.

En el Jurado Nacional de Elecciones están inscritas alrededor de 125 empresas e instituciones en el Registro Electoral de Encuestadoras[1], pero solo son un puñado de ellas las que saltan a la palestra pública todo el tiempo. Son las empresas que mejor cumplen con velar los intereses de los clientes o las que logran los más jugosos contratos. Durante la última campaña a la alcaldía de Lima, los resultados electorales tomaron un ribete de escándalo al emitir resultados tan diferentes entre si, a tal punto que el ajustadísimo resultado electoral (el real) no fue previsto por ninguna de ellas.

En las grabaciones difundidas por el periodista Jaime Bayly se escuchó a una de las candidatas despotricar en contra del Sr. Alfredo Torres, presidente ejecutivo de la encuestadora IPSOS-APOYO, una de las más prolíficas del medio. Se escuchó a Lourdes Flores el deseo de concretar una reunión con este empresario, reflejando interés en el manejo de las cifras de la encuesta. Pero que pudo llevar a la candidata Lourdes Flores a reaccionar de manera tan desmedida en un asunto que parece intrascendente, debido a que las encuestas superficialmente se presentan como simples "fotografías del momento", como inocentes mediciones estadísticas. ¿Por que son tan importantes?


[1] http://portal.jne.gob.pe/Sistema%20Registral%20del%20Jurado%20Nacional%20de%20Eleccione/REGISTRO%20ELECTORAL%20DE%20ENCUESTADORAS.pdf

domingo, 16 de enero de 2011

Power: Why Some People Have It and Others Don't

Interesante opinión del autor del libro sobre como se logra obtener poder.

viernes, 14 de enero de 2011

ELECCIONES: OFERTAS DE TRABAJO

ofertatrabajo copiarEl Perú tiene un modelo económico liberal, conocido hoy en día como neo-liberal. Este modelo exige que el Estado no intervenga en el mercado, el cual se entiende como uno libre, en el cual los agentes económicos se organizan como deseen o como buenamente puedan hacerlo.

Ante este modelo económico ¿podría el Estado crear empleos?

Ahora que ya comenzó el circo electoral, no son pocos los candidatos que empiezan a ofrecer el oro y el moro públicamente. Millones de puestos de trabajos se ofrecen como caramelos a una sociedad que suponen desinformada. ¿Como podría el candidato o candidata cumplir con la creación de puestos de trabajo? Simplemente no puede.

Los dueños del Perú, es decir las fuerzas financieras neoliberales no permitirían que el Estado se convierta en su competidor en materia de empleos. La lógica funciona así: primero, mientras el número de trabajadores (desocupados) permanezca elevado, disminuye el precio de las mano de obra. Cuando el desempleo disminuye –por ejemplo en el caso que el Estado ocupe a una gran masa de millones de trabajadores- la dificultad de contratación aumenta y el precio (salario) aumenta. Es de suponer que el aumento del salario no conviene a los empresarios que siempre buscan aumentar las utilidades.  Segundo, en caso que el Estado decida cumplir con su promesa electoral ¿que clase de empresa crearía para emplear a las personas? Podría organizar trabajos temporales de limpieza, construcción, etc. ocupaciones que no requieren mayor capital humano. ¿Que hacer en el caso de los miles de profesionales sin empleo? ¿Acaso el Estado crearía empresas para contratar gerentes, ingenieros, informáticos, secretarias, etc.? En este caso, el Estado estaría entrometiéndose a competir en el campo de la empresa privada, la misma que debe promover según la Constitución vigente.

La pugna electoral parece sufrir una mayor involución mental conforme pasa el tiempo. Estemos atentos.

CHILE: EN EL PAÍS SUPUESTAMENTE MENOS CORRUPTO DE AMÉRICA LATINA ¿LAS FFAA SON LA EXCEPCIÓN?

 

La reciente renuncia del ministro de defensa de Chile Jaime Ravinet, coloca sobre el tapete de la opinión pública chilena la idoneidad moral de los mandos militares de ese país. Recordemos que Chile es la nación que ha gastado la mayor cantidad de dinero en la adquisición de costosísimos equipos militares sin justificación aparente. ¿Quienes serán los beneficiados de esta farra de millones de dólares? ¿El pueblo chileno, cuyos escolares se ven obligados a realizar huelgas. Los habitantes de Punta Arenas a quienes condenan al frío antártico por el alza del precio del gas?

La realidad parece ser muy distinta a lo que grita la fina propaganda de la oligarquía chilena.

Copyright CNN Chile (cortesía)