viernes, 25 de enero de 2008

LA GUERRA PRIVADA DE CYBERALEXIS

Algunos medios de prensa han resaltado la captura de un famoso hacker peruano. El joven pirata de la red se hizo famoso al haber abordado dos páginas web chilenas. En el mundo virtual de los foros, “Cyberalexis” alias de César Atoche, se perfiló como leyenda y atrajo la admiración de muchos jóvenes especialistas en “ataques virtuales”. Cyberalexis era el héroe que se introdujo subrepticiamente en el complicado aparato de seguridad informático chileno para adosar el bicolor peruano sobre la cara de Bachelet, ante la consternación y protesta de su aparato gubernamental.

La afrenta no pasó desapercibida y el departamento de seguridad chileno elevó su protesta al gobierno peruano y a la INTERPOL. Al mismo tiempo, en los foros virtuales, la guerra había empezado. Chileno y peruanos se enfrascaban en una ardua lucha virtual, llenas de epítetos, palabras gruesas y amenazas cargadas de ceros y unos.

¿Qué importancia tiene esto para la defensa?

En PRO-INTELLECTUM venimos explorando las amenazas del siglo XXI, distantes de las descritas en el famoso libro blanco y más reales que las que viven en la imaginación e intereses de Washington. Las nuevas amenazas son sutiles, no derraman sangre, no explotan, pero igualmente causan daño a la nación víctima de sus ataques.

La guerra virtual, del ciberespacio o como prefiero denominarla: Cibernética. Es una realidad. El soldado del futuro (con o sin uniforme) será capaz de atacar (hackear, en el argot virtual) los sistemas informáticos del enemigo. El ataque podrá neutralizar sistemas de comunicaciones y de armas, además de producir daño a los sistemas financieros y las redes gubernamentales. Virtualmente, la guerra podría ser ganada antes de efectuarse algún disparo.

La desesperada reacción de las autoridades chilenas son el reflejo del poder destructivo de esta amenaza. Pero Cyberalexis pirateó solo como buen hacker o cracker. Hoy ha sido capturado por la policía bajo el supuesto delito de robo a las entidades financieras. Digo supuesto, ya que el medio escrito que da amplia cobertura de su captura y pormenores de su historia, goza de la triste fama de apoyar los oscuros intereses chilenos. ¿Será parte de una jugada para deshacerse de un virtual enemigo o un medio para reclutarlo?

Cyberalexis es un peruano y experto en lo que hace. Merece un juicio justo y honesto para deslindar su responsabilidad. Luego podría ser reclutado por el mismo estado peruano. Cyberalexis, trabajando en el aparato de inteligencia, podría llevar una vida digna. Jóvenes como él, serían la primera línea de defensa (y ataque) de un Perú cada vez más virtual.

NI LA ESPERANZA NI EL OPTIMISMO SON MÉTODOS


Si en algo somos absolutamente ricos es en tener esperanza, optimismo y confianza en el futuro. Tenemos la esperanza de que la corte de la Haya sancionará nuestro justo reclamo. Somos optimistas al pensar que las inversiones chilenas serán un freno ante cualquier aventura bélica de los mismos, ya que no soportarían el descalabro de sus inversiones actuales y futuras. Somos optimistas de que el parlamento chileno aprobará el acuerdo de libre comercio con el Perú, el mismo que su contraparte peruana nunca revisó. Confiamos en todas los organismos supranacionales como el FMI, Banco Mundial, OEA, ONU, etc a quienes obedecemos con esperanza. Tenemos la esperanza de que Estados Unidos se comporte como una especie de gendarme mundial y evite toda confrontación en su patio trasero. Somos optimistas y mantenemos nuestras reservas internacionales pensando que el dólar nunca se devaluará. Con extrema esperanza el BCR evita que el tipo de cambio sufra variaciones comprando, para las arcas del tesoro, más dólares que, confían, nunca se devaluarán. Por último, confiamos en que el mercado solucionará todos los males del Estado, la falta de inversión, el congelamiento de los sueldos, las negociaciones de los contratos de extracción... ¡ha! y confiamos en que el medio ambiente se podrá limpiar por decreto ley.

¿En que estamos pensando?

Tener esperanza y optimismo no es malo, pero no son métodos, no son políticas de Estado ni estrategias de defensa. La esperanza y el optimismo caminan por el campo de la metafísica, de lo intangible y lo ingobernable. Dejar de actuar con racionalidad es actuar ideológicamente, dando la espalda a las señales de la realidad.

Percibimos el optimismo de los gobernantes y la esperanza en el desenlace de la reclamación peruana ante los organismos internacionales. El tono tranquilo y conciliador de los ministros es comprensible y necesario para no empañar el horizonte jurídico. Pero Chile ha recibido el mensaje y está dando evidentes muestras de preocupación y de realismo. El anuncio de la capacidad de compra de armas (aparte de las millonarias ya realizadas), los pasos de la cancillería en obtener alianzas con vecinos y el obsequio o venta a bajo precio de material de guerra a Ecuador no son casualidades. Son los pasos lógicos que una nación realizará, cuando sus intereses particulares son amenazados, con el fin de neutralizar la amenaza en el horizonte.

Tomasso Caivano, historiador italiano, escribió en 1882 que “...Chile no ganó la guerra, el Perú la perdió...”. Como extranjero, fue un observador objetivo de los acontecimientos de la guerra. En su obra - poco referenciada en nuestro medio - describe la codicia, el descalabro, la inacción y la irracionalidad del caudillo y de la clase dominante de la época, la cual abrió paso con relativa facilidad al expansionismo chileno. Abandonaron al ejército y la marina a su suerte. La posterior resistencia fue inútil y nos dejó el altar lleno de héroes sacrificados.

No necesitamos más héroes, necesitamos victorias. Victorias en empresas poderosas de peruanos. Victorias en un sistema financiero que piense por si mismo y de acuerdo a la realidad nacional. Victorias en la firma de contratos justos para la Nación. Victorias en un sistema educativo que permita a cada ciudadano ser útil para el desarrollo. Victorias en el campo diplomático respaldado por un país poderoso. Victorias militares, a tal punto que se obtengan antes de haber realizado el primer disparo y no abandonar nuestra posición de país pacífico, tranquilo y poderoso como el oso, que sabe usar sus garras y dientes.

Esto se logrará en la medida que se desarrolle un pensamiento propio, métodos propios. Una corriente de pensamiento lógico, basada en una real interpretación del mundo y de las interacciones que ocurren a diario. Esta interpretación generará las hipótesis que debemos confirmar con la ciencia, con el pensamiento racional y sistemático, alejado de todo prejuicio, sentimentalismo o simple esperanza en que las cosas ocurrirán. El futuro no está escrito, se escribe mientras llega y mientras mayor control se tenga, mejores serán los resultados.

Esta será la revolución del pensamiento la verdadera y más útil revolución que el Perú tendrá jamás y garantía de nuestra supervivencia.

jueves, 17 de enero de 2008

LA CONSTRUCCIÓN DE UNA VERDADERA DEMOCRACIA


En los momentos difíciles de la Patria, el valor se evidencia sin necesidad de análisis. Los hombres y mujeres que aman la tierra que los acoge, obran con la ciencia de su amor y los cobardes huyen y critican a la distancia.

¡Que fácil es encontrarlos!. Están tejidos en las páginas de la historia, protegidos por la media lengua y las falsedades de la opinión comprometida, sometida al dictado del poder y al proveedor foráneo.

En una cosa concuerdo con el actual presidente, el Perú necesita unidad. Pero no la unidad del conformismo y el silencio. La de aceptar ciegamente la conducta de funcionarios que no brindan confianza, la misma que vienen perdiendo por sus obras y por las obras que nunca hicieron. La imperfecta democracia peruana les ha brindado una segunda oportunidad que hasta el momento no saben aprovechar.

La democracia necesita de las ideas. Romper con el monopolio de la opinión que ostenta el poder. La construcción de la unidad nacional no se logrará con el imperio sobre mudos ciudadanos, ni con la dictadura ideológica de ciertos líderes de opinión.

Los hijos de la Patria deben alzar la voz de la crítica, directa, razonada, sustentada en los hechos y no en frases vacías. Los hijos de la Patria hacen empresa pensando en el Perú y su grandeza. Son los empresarios, grandes y pequeños, que compiten contra los capitales depredadores. Son el pueblo y sus funcionarios, con y sin uniforme, que empujan juntos el coche del desarrollo. Son los que protestan ante el entreguismo y la falta de solidaridad de los mezquinos. Son los que reciben los epítetos de incapaces, nacionalistas, comunistas, anarquistas, militaristas, enemigos del desarrollo... insípidos eufemismos de la cazuela ideológica de quienes defienden y ocultan los injustos privilegios de los subastadores de la Patria.

Pero la Patria y el patriotismo de los honestos, están más allá del alcance del hedor ideológico del poder. Cuando pretendan clavar sus garras en el patriotismo, despedazarán el endeble castillo de su imperio.

Solo existe un imperio al que acepto, es el de las ideas, la forma más sublime de crear democracia. Solo hay una dictadura a la que me someto, la del amor a la Patria. Solo hay un gobierno al que respeto... aquel que se somete a las otras dos.

domingo, 13 de enero de 2008

CORAZÓN PATRIOTA

Tengo el orgullo de provenir de una valiente familia tarapaqueña, de esos que jamás se doblegaron ante el invasor y que siempre fueron peruanos. Las abuelas lucharon prodigiosamente en contra de la chilenización inculcando el amor por la verdadera patria a sus hijos y los abuelos soportaron e stoicamente el maltrato del enemigo y el abandono de nuestros gobernantes.

Finalmente la estupidez y la traición perdieron a Tarapacá. Nuestros abuelos no se doblegaron y respondieron mostraron en procesión al bicolor nacional, hermoso acto que subsiste hasta nuestros días y constituye una de las pocas muestras de desagravio a la Madre Patria. Un hermoso y emotivo saludo a la bandera.

La historia del Perú está escrita con la sangre de los que fueron traicionados por la enquistada clase dominante. Egoístas en extremo, solo responden a intereses particulares y su concepto de nación se resume a la posesión de un pasaporte extranjero para poder escapar del país cuando las papas queman.

La historia parece un círculo vicioso. La historia regresa para jugar con nosotros la terrible ironía de la fatalidad. El mineral -guano del siglo XXI- nos ha dado una riqueza sin precedentes y de la que ningún peruano realmente disfruta. La historia nos ha traído a un Piérola con esteroides a gobernar en nombre de los intereses extranjeros. Piérola perdió la guerra con Chile por codicioso e ignorante. La historia regresa inexorable para hacernos recordar que la patria fue mancillada en un momento de vulnerabilidad. El Perú se encontró desarmado en 1879. En el 2008 el Perú está desarmado.

¿Le importa a alguien? No lo sé... a mi me importa. A mis células le importa. Ellas llevan impreso el ADN de un Tarapacá traicionado y perdido. Glóbulos rojos y blancos que bombean amor a la patria y rechazo a la afrenta de la madre tierra que nos vio nacer. Mis genes gritan ¡peligro, que la historia se repite!

Recuerdo a los abuelos describir al invasor... “son como un tigre, no por que sean valientes, sino por traicioneros. Cuando te volteas lanzan el zarpazo por la espalda. Son unos cobardes”. Los abuelos vivieron con el invasor metido en sus casas. Sabían de lo que hablaban. ¿Hay que hacer negocios con ellos? Claro que sí, pero sin darles la espalda.

Alguna vez juré no mancillar el brillo de mi espada. Hoy pienso que si la desenvaino no será solamente para luchar. Después de esta batalla, la envainaré con la humeante sangre de los traidores, la peor clase de enemigos.

sábado, 12 de enero de 2008

¡NO DEBEMOS PREOCUPARNOS POR LOS CHILENOS!

Una valiente carga de soldados peruanos arremete con potencia, premunidos de lanzas, porras y huaracas, seguidos por una imbatible carga de la peruanísima legión de los caballos de paso con hidalgos oficiales de poncho blanco y filudos sables. La arena tacneña se estremece con la poderosa carga peruana que hace retroceder al enemigo invasor de los 24,000 m2 que la Corte de la Haya dictaminó eran para el Perú. El enemigo posee soldados de infantería con débiles fusiles de última generación y modernos tanques Leopard que pueden ser destruidos con un buen cachiporrazo. El arma secreta de los peruanos: un coeficiente intelectual colectivo de 180. ¡Unos genios!

La despreocupación del general Donayre respecto a las compras chilenas de armas rinde sus frutos. Afirmó que no había que preocuparse por lo que “tal o cual país compra armamento” (¿para estar en buena onda con su nuevo ministro de defensa?).

Además, en un despliegue de retórica y creatividad, afirmó: “al poder económico lo vence el poder de las armas y a este último lo vence la mente del pueblo”.
¿Está seguro el general, de que el poder económico se vence con las armas? ¿Que los pueblos en conjunto tienen mente superior? ¿No ha escuchado hablar de la “masa” y sus características? El general debería dejar la demagogia para los políticos.

Han pasado pocos días que el Perú anunciara su equipo negociador para la Corte de la Haya y las reacciones chilenas ya se dejan sentir. El ministro de defensa chileno, Goñi anuncia que tienen mas de mil millones para comprar más armas ¿No es eso una clara amenaza?¿Si eso no es la diplomacia del gorila con metralleta, entonces que es?

El Plan NUBE del ministro Wagner no ha sido mencionado hasta el momento por la actual administración. ¿Piensan esperar a realizar las adquisiciones y/o reparaciones hasta último momento y no escalonadamente? ¿El gobierno del Sr. García esperará hasta que sea necesario realizar adquisiciones a tontas y a locas, tal como sucedió durante el decenio pasado? ¿Por qué el Sr. Donayre no hace pública su preocupación por la operatividad de las FFAA?

Julio Cesar afirmó: "Nihil Adeo Ardvvm Est Qvod Virtvte Conseqvi Non Possit" ("Nada es tan difícil que no se pueda conseguir con coraje") y no dudo que nuestro general posea el valor para enfrentar al potencial enemigo y a quienes descuidan la defensa de la Nación. No hay que olvidar que Julio Cesar fue poseedor de la más extraordinaria maquinaria bélica de su tiempo y el Perú es poseedor del más grande descuido militar de los tiempos actuales.

El soldado no va a la guerra a “morir por la patria”, va en busca de la victoria y para eso necesita estar preparado. El actual descuido nos obligará a hacer uso de macanas y cachiporras cuando ya no quede ningún sistema de guerra en pié.

Si aún quedan dudas respecto a la posibilidad de un nuevo conflicto entonces recordemos las palabras de Platón: "Sólo los muertos han visto el fin de la guerra."

EL SATÉLITE CHILENO Y LA DEFENSA COOPERATIVA

La anunciada compra de un satélite por parte de Chile provocó la justa reacción de la ciudadanía y el reclamo al ministro de defensa sobre el asunto. Flores Araoz replicó pidiendo que “no se levanten olas” y que “no debemos preocuparnos por lo que tiene el otro, debemos ver que es lo que tenemos y que no tenemos para poder suplirlo”. Flores Araoz capeaba su primera mini crisis informativa en su recién inaugurada cartera de defensa.
El programa espacial chileno ya tiene muchos años. A diferencia del magro apoyo y poco interés que recibe el programa espacial peruano, Chile ha avanzado mucho en la materia. En la década pasada desarrollaron su propio satélite denominado FASat, con la colaboración de la Fuerza Aérea de Chile, ingenieros y científicos, tanto nacionales como británicos. Chile lanzó el FASat Bravo (segundo satélite construido) desde Baikonur (Rusia) a bordo de un vehículo Zenit, el 10 de Julio de 1998. Dicho satélite ya contaba con sensores ópticos (cámaras) entre otros instrumentos.

“...debemos ver lo que tenemos y no tenemos para poder suplirlo...”

El Perú viene enarbolando la bandera de la “Defensa Cooperativa” como instrumento para el mantenimiento de la paz, pero sin entender adecuadamente los mecanismos que implica dicho principio. Las medidas de confianza mutua como las reuniones 2+2, la transparencia en los presupuestos de defensa, los libros blancos, etc. Son parte de los requerimientos a implementarse bajo el citado principio. Pero la capacidad de poder detectar los movimientos militares de la contraparte, también constituyen parte de la implementación de una defensa cooperativa realista. La posibilidad de poder observar y detectar los movimientos de tropas, buques y aeronaves neutraliza la posibilidad de sufrir un ataque sorpresa y/o ejercer presión en los foros internacionales correspondientes. (Concepto desarrollado en la revista PRO-INTELLECTUM 01-01)
En la actualidad este mecanismo de observación es ejercido unilateralmente por Chile debido a su actual capacidad tecnológica, la misma que ha anunciado mejorar.
En el marco de la defensa cooperativa, lo ideal es que la vigilancia se realice bilateralmente. Para ello, el Perú necesita de un satélite, lo que es conocido en el argot de defensa como Advanced Reconnaisance Methods (métodos de reconocimiento avanzados).
Cabe recordar que el año 2006 ya se promulgó la ley 28799 “Ley que declara de interés nacional la creación, implementación y desarrollo de un “Centro Nacional de operaciones de Imágenes Satelitales”, centro que debe ser potenciado al más breve plazo y que constituye un importante paso en el dominio espacial peruano.
El satélite posee aplicaciones múltiples -no solo en la defensa- además puede ser empleado como instrumento de desarrollo, especialmente si consideramos la difícil geografía nacional.
El sistema que se necesitaría para complementar el equipo de vigilancia sería la adquisición de un avión AWAC (Sistema Aerotransportado de alerta y Control, por sus siglas en inglés) que permite la detección de aeronaves lo cual no es cubierto por el satélite.

La defensa cooperativa parece un mecanismo útil en la prevención de conflictos, pero no puede ejercerse completamente bajo condiciones de asimetría del poder nacional. Las buenas intenciones deben ser supervisadas con instrumentos de vigilancia reales, ya que las palabras bonitas se las puede llevar el viento.

viernes, 4 de enero de 2008

EL TLC CHICHA

Un spot publicitario gubernamental pro-TLC muestra a una grupo de orgullosos y felices pequeños empresarios peruanos. Entre ellos un sonriente productor de mototaxis. “...Ahora si voy a poder exportar...” repite con orgullo el pobre hombre. El único lugar de los Estados Unidos en donde se podría vender un mototaxi es en Disneylandia, un circo o museo étnico, como objeto de curiosidad. Los mototaxis son un peligroso engendro de transporte público que solo es empleado en países chicha como el Perú. El lector puede viajar de la costa Este a la Oeste de los Estados Unidos y no va a encontrar una sola ciudad que emplee esos peligrosos vehículos, obra de ese raro orgullo denominado: “ingenio peruano”.
El propio negociador principal del TLC Alfredo Ferrero, mencionó a los mototaxis y las grandes oportunidades que darán a los exportadores chicha[i]. ¿Que es más patético: que los publicistas no conozcan como es Estados Unidos, o que el propio negociador principal, ex ministro A. Ferrero, que tanto ha viajado para la negociación, no conozca los Estados Unidos? Me refiero al verdadero, no el de Disneylandia y los hoteles de lujo para funcionarios que no negocian nada.
La afirmación de Ferrero estaría reflejando la inconsciencia y el poco conocimiento de la contraparte, con que nuestros funcionarios fueron a la negociación del TLC. ¿Sabían lo que estaba haciendo? ¿Han estudiado y son completamente conscientes de las consecuencias? O se limitaron a disfrutar de la hospitalidad norteamericana y de los beneficios del cabildeo agroexportador. Si el ex ministro Ferrero cree que los mototaxis se exportarán a la cuna de Detroit ¿qué creerá Mercedes Araoz? otra de los hábiles negociadores peruanos.
Si la ignorancia es una certeza de gobierno... entonces que Dios nos ayude.



[i] Ferrero Alfredo, Programa Buenos Días Perú . 3/1/08. Entrevista con G. Iwasaki