lunes, 26 de enero de 2009

LOS GIGANTES DEL CENEPA II




26-01-2009

La guerra no es un fenómeno, es una terrible constante en la ecuación de la historia de los pueblos. Lo que se pretende es mantener esa constante a un valor mínimo y evitar que varíe el resultado final. Lo logran, los pueblos que se mantienen alertas, preparados y vigilantes ante la horrenda amenaza del combate. Esto lo conocen mejor que nadie los hombres que visten uniforme, los últimos en ser escuchados. El soldado evitará la guerra antes que ninguno, el soldado pisará el campo de batalla antes que nadie, el soldado desea regresar al hogar con el mayor anhelo. Morir por la patria es una consecuencia, no un deseo del soldado. El que muere se reviste de gloria. A veces de la mezquindad del olvido, usual en las pequeñas sociedades, anatema en las grandes naciones.
El día 11 de Enero de 1995, dos patrullas peruanas dialogaron con patrullas ecuatorianas con la finalidad de que se retiren del territorio nacional. La reacción de los oficiales ecuatorianos obligó a las patrullas peruanas a encarar el sorpresivo ataque. El lastimoso resultado fue un soldado ecuatoriano muerto y otro herido. La mecha del polvorín de la historia se ha encendido en un acto que, visto desde la comodidad del tiempo, parece inútil e intrascendente. Es fácil ser profeta del pasado y criticar los hechos con la simpleza del prejuicio. Estos relatos no pretenden ser históricos, no, son un homenaje a quienes dejaron su vida en la defensa del ideal nacional y en rescate del olvido.
Ante la posibilidad de la escalada bélica, los comandantes peruanos, responsables de la seguridad de aquella zona olvidada, resolvieron preparar el terreno lo mejor posible. Es deber y doctrina de todo militar, intentar adelantarse a los hechos. La logística es la piedra fundamental de toda posible operación militar, para tal efecto la patrulla “Roosevelt”, al mando del Teniente de Infantería William Guzmán Espinoza, fue enviada a construir un helipuerto hacia una posición más al norte de la posición enemiga, decisión táctica que permitiría ir formando un bolsón sobre estas últimas.
El día 26 de Enero, hace exactamente 14 años, el Teniente Guzmán y sus hombres ya estaban en plena faena de construcción sobre la cota 1325, ubicada a unos 8 o 9 kilómetros al norte del PV-1, cerca a la quebrada Zafra, rodeando las posiciones “Cueva de los Tayos”, “Base Sur” y todos los “Tiwinzas” que se halla a unos tres kilómetros hacia al este.
Días antes, un helicóptero Gazzele ecuatoriano sobrevoló la posición de la patrulla Roosevelt observando los trabajos de construcción y dando aviso al su mando. La propaganda ecuatoriana reportaría que los helicópteros peruanos estarían sobrevolando la zona para bombardear a las patrullas ecuatorianas, cuando en realidad volaron en apoyo logístico para la construcción.
El día 26, las fuerzas terrestres ecuatorianas rodeaban la posición de Guzmán dando inicio a un sorpresivo ataque sobre su posición. Se unió una escuadrilla de helicópteros Gazzele artillados, que descargaron fuego de cohetes sobre la patrulla peruana. El ataque enemigo duró más de tres días. La patrulla “Roosevelt” se refugiaba en las alturas (cota 1400) manteniendo a raya el avance enemigo con solo fuego de fusilería. El Teniente Guzmán era atendido de una herida bala por el Sub-oficial Minchán, cubiertos por el soldado Eduardo Lijisán Asacha, nativo de la zona. Los atacantes empleaban morteros y una de las granadas impactó cerca de la posición de los tres hombres, acabando con sus vidas. Ante esta desgracia, el Sargento1º Segundo Soto Paz asume el comando de la patrulla reorganizado la defensa que duraría cuatro días en total, hasta casi agotar la reserva de munición. Luego de sepultar a los caídos, el Sargento Soto ordena la retira al amparo de la noche, hora que demostraría ser poco propicia para la tropa y aviación ecuatoriana. Luego de 18 días vadeando al enemigo en la selva virgen, Soto y el resto de la patrulla “Roosevelt” llegan al PV-1.
Este primer episodio demuestra el acero del que están fabricados los soldados del Perú, valientes en el combate, con iniciativa, inteligencia y audacia. Forjados en la guerra constante en contra del enemigo terrorista y admirados por la milicia internacional. Solo basta recordar las palabras del General brasilero Ariel que los consideró entre los mejores soldados del mundo.
¿Qué no harían estos hombres si fuera posible dotarlos de moderna tecnología y no enviarlos a la guerra con las manos vacías como pretenden ignorantes y mezquinos funcionarios?
En este primer acto de guerra, denunciado por el Perú ante inútil foro de la OEA, murieron:
- Teniente de Infantería William Guzmán Espinoza. “Roosevelt”.
- Sub-oficial 2º enfermero Segundo Minchán Infantes.
- Sargento 2º Severo Álvarez Rojas.
- Cabo Eduardo Lijisan Asacha.
- Soldado Magdonio Sarmiento Vásquez.
Gloria eterna a los valientes que dieron su vida por el Perú, los primeros Gigantes del Cenepa en caer ante la fuerza enemiga, en un conflicto que escalará rápidamente.

13 comentarios:

Carlos dijo...

Muchas versiones derrotistas y de mentalidad perdedora se han divulgado, incluyendo "testimonios" de soldados que hablaban de derrota en el campo, que nos sacaron la.., etc. La verdad de los triunfos y sacrificios de nuestros humildes soldados de a pie que pelearon con la moral al tope demandando misiones para volver al campo y que siempre vencieron debe ser conocida. Especialmente sus carencias lo que ensalza sus virtudes. A esto agregar el sacrificio de profesionales FAP y Marinos que hicieron lo propio a pesar de la carencia de medios, especialmente de los pilotos que volaron al sacrificio sabiendo que sus posibilidades eran muy bajas.
Mis felicitaciones!!!

Carlos dijo...

VIVA EL PERU!!!

Anónimo dijo...

Soy un soldado ecuatoriano que participó en el desalojo del helipuerto en la naciente del río Cenepa, en honor a la verdad permítanme relatarles lo sucedido:

El día lunes 23 de enero de 1.995, un helicóptero Súper Puma, mientras realizaban transporte de personal y abastecimientos en la Cabecera Norte del Río Cenepa, divisaron a tropas peruanas en la retaguardia de nuestro dispositivo, las que, aprovechando la espesura de la selva, se infiltraron para construir un helipuerto en ese sector, con la intención de establecer una base de operaciones para atacar los destacamentos ecuatorianos de “Coangos”, “Base Sur” y “Tiwintza”.

Recibimos la orden de organizar una fuerza para el desalojo de estas tropas; se conformó la Patrulla "ZAFIRO", para que cumpliera la misión de desalojar y conquistar el Helipuerto de la “Base Norte”.

El movimiento hacia el objetivo (helipuerto de la “Base Norte”) se inició el día miércoles 25 de enero de 1995, a las 06:00 horas. La Patrulla “ZAFIRO” se dirigió hacia el objetivo con un azimut aproximado de 340 grados desde la Base de “Tiwintza”.

A las 17:00 horas del día jueves 26 de enero de 1.995, nuestras tropas llegaron al objetivo; encontraron a tropas peruanas en trabajos de ampliación, adecuación y limpieza del helipuerto para el aterrizaje de helicópteros MI-17, los cuales necesitan de un espacio aproximado de 50 metros de radio para poder aterrizar.

El terreno presentaba pendientes demasiado pronunciadas, que impedían la transitabilidad a dicha zona, la patrulla adoptó el dispositivo, en espera de la orden para atacar. La Selva impedía la observación del enemigo; sin embargo, debido a que las tropas peruanas se encontraban cocinando, el humo producido por el fuego delataba claramente su posición, ya que la fogata se encontraba en el centro de su dispositivo, lo que permitió a tropas ecuatorianas más tarde conducir el fuego hacia ese sector.

A las 17:55 horas, un disparo de bengalas fue la señal para el inicio del ataque; el fuego de morteros, fusiles y cohetes LAW se concentró a la base de la columna de humo, el combate se extendió por aproximadamente 11 minutos, durante los cuales las tropas peruanas se vieron sorprendidas y no ejecutaron resistencia y se retiraron en todas las direcciones.

Al día siguiente, la Patrulla “ZAFIRO” aseguró el área, en donde se encontraron tres cadáveres peruanos.

Los soldados peruanos caídos fueron identificados como: TNTE. WILLIAM GUZMAN ESPINOZA, quien falleció luego de que una granada de mortero de 60 mm cayera a seis metros donde él se encontraba, su cadáver fue encontrado con un torniquete en su pierna derecha, con una granada tipo limón en su mano izquierda y su pistola en la mano derecha, murió desangrado, ya que ningún soldado peruano lo auxilió; el Suboficial peruano tenía el apellido TAIJIN en su uniforme, falleció debido a varias esquirlas en su cuerpo, en especial en el sector del abdomen, el Conscripto peruano no tenía identificación, falleció por varias esquirlas en la cabeza.....

La operación nos llevó desde las 17:00 horas del día 26-ENE-1995 hasta las 12:30 horas del día 27-ENE-1995. En honor a la verdad la historia de "LOS GIGANTES DEL CENEPA" es una rotunda mentira, digna de una imaginación que raya en la ridiculez.

Con el respeto que ustedes se merecen...
Soldado de Ecuador.

Anónimo dijo...

Lo que afirma el soldado ecuatoriano solo confirma que Ecuador fue el agresor y que habiendo sido derrotado en Tiwinza cota 1061 el miercoles negro 22-2-1995 creo una fabula digna de una imaginación rayana en la ridiculez.

¡VIVA EL PERU!

Anónimo dijo...

Miente el supuesto soldado ecuatoriano cuando dice que el Suboficial peruano tenía el apellido TAIJIN, ¡Falso! el SO era el SO2 Enfermero EP Segundo Minchan Infantes.

El conscripto peruano que supuestamente no tenía identificación y que falleció dizque por varias esquirlas en la cabeza era el Soldado SMO EP Eduardo IJISAN ASACHO.

Estas burdas falsificaciones de la historia hechas por este supuesto soldado ecuatoriano solo demuestran que la historia de "LOS GIGANTES DEL CENEPA" no es una rotunda mentira, como el afirma por desconocimiento, sino que es verdad.

Anónimo dijo...

"Taijin" "Ijisan", de 1995 al 2010, es normal no precisar nombres con claridad, maxime si el uniforme está sucio, maltratado por las esquirlas (la mayoría en el pecho), enlodado y sangrado. El relato del "soldado Ecuatoriano" me parece de lo mas coherente, concuerda en el relato y tiempo, pero lo cuenta de acuerdo a su vivencia y tiempo: supo de 3 soldados peruanos caídos (Tnte. Guzman, el tal Taijin y el desconocido), no cuenta que en realidad murieron por esa acción 5 soldados, 2 de los cuales seguramente huyeron muy mal heridos y fallecieron luego. Por esos detalles, presisamente y por lo que contó de la acción en si, no creo que su versión de los hechos sea falsa.

T.Uquillas (Colombia)

Anónimo dijo...

No deseo polemizar el tema, los soldados cultivamos valores y la honestidad es uno de ellos, agradezco por la ilustración de anónimo peruano y le invito a analizar mi versión, sus tropas nunca creyeron posible un ataque ecuatoriano, sus pertenencias se encontraron en las piedras de los ríos confluentes: camisetas, zapatos, armamento, etc. al sonido del primer cartucho abandonaron la zona en todas las direcciones... Su reacción fue mediante fuegos defensivos para evitar la persecusión, reitero que los gigantes del Cenepa son una farsa. Es su historia, no la nuestra.
El Teniente Guzmán falleció desangrado.
Gracias por su corrección... SO2 Enfermero EP Segundo Minchan Infantes y Soldado SMO EP Eduardo IJISAN ASACHO, son soldados valientes que muerieron heróicamente defendiendo su Patria.

Atto.
Soldado Ecuatoriano.

Anónimo dijo...

soy un soldado del ecuador estuve el 26 en el desalojo de base norte al mando del capitan isac ochoa y aproximadamente 50 hombres de la mejor unidad del ejercito del ecuador gfe 26 quevedo llamado hoy en dia cenepa con mi unidad se ataco a las 17 50 horas del 26 de enero reduciendo al personal peruano dentro de nuestro tertritorio luego de 10 minutos de fuego maximo tomamos esa posicion donde encontramos matrial de guerra abandonados por el ejercito peruano utensillos de cocina encontrando cadaveres a su suerte esa noche el peru en unos de sus destacamwentos de avanzada realizo una gran fogata para ubicar a sus asustados soldados despues con el cambio de patrullas relevos combati en otros sectores del alto cenepa en una ocasion cubri mi cuerpo con cadavers peruanos para no ser acribillados x sus tropas fue la mas grande leccion de vida despues

Anónimo dijo...

Soy un soldado venezolano, estudiante de historia militar, me parece interesante el relato del Soldado Ecuatoriano, lamentablemente este relato fue hecho ya hace algún tiempo, el cual nos hace ver que el conflicto debió ser iniciado por el Ecuador, porque hasta esa fecha 26-ENE, de acuerdo a los diferentes artículos de Internet, solamente existían escaramusas de conflicto, la acción que él afirma da cuenta ya del primer ataque coordinado, me interesa mucho conocer un poco más de los detalles, por ejemplo existió apoyo de aviación: aviones y helicópteros?, los morteros que se utilizaron de qué calibre fueron?, se utilizó artillería?, cómo influyó la guerra electrónica?, que tipo de defensa y ataque fueron efectivos en la selva?. Atto. Implacable

Juntos somos más dijo...

Es interesante analizar la versión de soldado ecuatoriano, soy un profesional de Cuenca (Ecuador), no me impulsa ningún tipo de apasionamiento nacionalista; y por lo mismo, lamento mucho que conflictos como este se hayan dado, más que todo porque en pleno siglo XX (1995), la opinión pública internacional (de la cual participo) cataloga de un triste retroceso en el progreso de nuestros pueblos, me parece increíble que todavía peleemos entre nosotros, cuando la globalización nos debe impulsar a una unidad latinoamericana en la cual logremos conformar una verdadera potencia mundial con la unión de los pueblos sudamericanos, para luchar contra pobreza, el subdesarrollo, la marginidad a la explotación de la cual somos prisioneros. Juntos podemos lograr grandes cosas, por favor tenemos petróleo que enviamos al exterior para su refinamiento y nos regresa más caro para empobrecernos más y enriquecer a países grandes, los países ecuatoriales somos dueños de una órbita sincrónica geoestacionaria y mendigamos la señal satelital, somos dueños de una megadiversidad de fauna y flora única en el mundo que gracias a la explotación multinacional la estamos perdiendo, con un turismo débilmente explotado, con tasas ridículas de impuestos a empresas extranjeras cobn el pretexto de lograr un poco más de PIB que mantenga nuestra graciosa reserva monetaria, por favor despertemos JUNTOS SOMOS MAS!!!!

Anónimo dijo...

¿GIGANTES DEL CENEPA UNA FARSA? NO ME HAGAS REIR. FARSA ES LO DEL MIERCOLES NEGRO DEL 22-2-1995 EN LA QUE LOS ECUATORIANOS DERROTADOS CREARON TODA UNA EPOPEYA. EL ATAQUE COBARDE DEL 26-1-1995 HA DEMOSTRADO CON CRECES QUE ECUADOR FUE EL AGRESOR Y QUE PERDIO LA GUERRA PUES MILITARMENTE NO PUDO OBLIGAR AL PERU A QUE RENUNCIE AL PRJ.

Anónimo dijo...

ANONIMO DIJO:
"soy un soldado del ecuador estuve el 26 en el desalojo de base norte al mando del capitan isac ochoa y aproximadamente 50 hombres de la mejor unidad del ejercito del ecuador gfe 26 quevedo llamado hoy en dia cenepa con mi unidad se ataco a las 17 50 horas del 26 de enero reduciendo al personal peruano dentro de nuestro tertritorio luego de 10 minutos de fuego maximo tomamos esa posicion donde encontramos matrial de guerra abandonados por el ejercito peruano utensillos de cocina encontrando cadaveres a su suerte esa noche el peru en unos de sus destacamwentos de avanzada realizo una gran fogata para ubicar a sus soldados despues con el cambio de patrullas relevos combati en otros sectores del alto cenepa en una ocasion cubri mi cuerpo con cadavers peruanos para no ser acribillados x sus tropas fue la mas grande leccion de vida despues"

¿Y QUIEN TE HA DICHO QUE LOS PERUANOS ESTABAN EN TU TERRITORIO CUANDO LA ZONA EN DONDE ESTABAN UDS. QUE ES EL CENEPA ESTA RECONOCIDA COMO PERUANA?. UBICATE Y PIDE DISCULPAS POR HABERTE METIDO EN CASA AJENA SIN QUE TE HAYAN INVITADO. UDS. ECUATORIANOS FUERON LOS INVASORES Y ESO UDS. JAMAS LO PODRAN NEGAR.

Anónimo dijo...

Con mucha pena he leído que el cuerpo del héroe peruano William Guzmán Espinosa no ha sido recuperado, soy un soldado ecuatoriano que puede aportar con el lugar en el cual se encuentran sus restos, me gustaría aportar para la recuperación de los mismos