viernes, 29 de junio de 2007

TORPEDOS DE SUPERCAVITACIÓN

TORPEDOS DE SUPERCAVITACIÓN

La supercavitación es un fenómeno hidrodinámico, una variación de la cavitación. Se produce al moverse un objeto a gran velocidad en un fluido (líquido).
Este fenómeno consiste en que al moverse el objeto a gran velocidad, el fluido que se desplaza a su alrededor adquiere una velocidad muy grande haciendo que su presión disminuya drásticamente. Si se llega al punto de evaporación del líquido, éste se convierte en gas y por tanto el objeto se desplaza por un medio gaseoso disminuyendo así su fricción.
En la supercavitación un objeto sumergido en un fluido se ve rodeado de una burbuja de gas en su totalidad para reducir el efecto de la fricción y obtener altas velocidades, haciendo que la implosión del gas se efectúe detrás de la cola del objeto en cuestión.
Este efecto ha sido aprovechado por el ejército estadounidense para el desarrollo de proyectiles para la destrucción de minas marinas. Estos proyectiles ‘poseen una punta achatada que provocan la supercavidad permitiendoles llegar con la energía necesaria a 15 metros de profundidad y hacer explotar las minas. Estos proyectiles se lanzan desde un helicóptero artillado sobre el objetivo. Otra aplicación militar es el torpedo ruso de supercavitación Shkval, que aprovechando este efecto puede viajar a la increíble velocidad de 180 m/s por debajo del agua.
En 1977 la Unión Soviética desarrolló un nuevo tipo de torpedo guiado con características totalmente revolucionarias, el Shkval. (chubasco) Desarrollado en el Instituto Ucraniano de Hidromecánica, es el primer torpedo de supercavitación del mundo. Entre sus características básicas destaca la de superar la velocidad de 500 km/h bajo el agua, aunque su alcance era bastante limitado; llegando a tener en su primera versión unos 8 km de alcance total. Durante las décadas de los 80 y los 90 fue mejorado y en sus últimas versiones (Shkval II) ya se hablan de velocidades cercanas a los 720 km/h y alcances que rondan los 100 km. Debido al secreto que rodea al proyecto, estos datos no son totalmente fiables.
El torpedo Shkval es realmente más parecido a un misil que a un torpedo, su propulsión se basa en motores cohete de combustible sólido, que le proporcionan el empuje necesario para alcanzar las velocidades necesarias para la supercavitación. Además, el Shkval reutiliza parte de los gases de combustión del motor para redirigirlos a la zona del morro donde se encuentran varias salidas de gases que sirven para aumentar de manera significativa el volumen de gas necesario para envolver el torpedo.
Irán ha demostrado durante las maniobras “Gran Profeta 1 y 2” poseer el torpedo de supercavitación, denominado “Hoot” (ballena), que alcanzó su blanco a una velocidad de 100 m. por segundo. Su fabricación y estaría basada en el modelo ruso Shkval VA-111ª

Fuente:
Federation of American Scientists.

No hay comentarios.: