lunes, 24 de noviembre de 2008

APEC

 

                El foro APEC no ha suscitado tanta atención a nivel mundial. Las noticias de diarios como el Washington Post, New York Times, agencia ITAR-TASS o Ria Novosti apenas mencionan al foro en noticias relacionadas pero no directas. La agencia Xinhua destaca más del APEC, pero es comprensible ya que son los mayores beneficiados con los acuerdos que se pretenden implementar y el TLC. Los únicos genuinamente emocionados parecen ser el gobierno peruano y la prensa nacional que hace eco de las igualmente entusiastas, palabras de García Pérez.

                Pero al igual que las otras cumbres, reuniones, foros o como quieran denominarlo, estos solo sirven a un pequeño grupo interesado y posibilitado para beneficiarse con este tipo de reuniones empresariales. Los pueblos se limitan a mirar e intentar contagiarse del entusiasmo vacío de los medios de distorsión de masas. Lo más triste es que la organización de este evento ha costado lo que un hospital, decenas de escuelas, una universidad completa, miles de kilómetros de pistas y veredas para los más necesitados, etc. Si el foro APEC ayuda a duplicar la llegada de turistas entonces podríamos rescatar algo del esfuerzo y sacrificio implícito. Lo cierto es que nuestras autoridades han afirmado que solo se trata de una “ventana” al mundo, a corto plazo.

                Los resultados del APEC son tan banales como su origen. El hecho de denominar “líderes” a los representantes políticos de las naciones agrupadas, refleja una curiosa necesidad de legitimarse como guías, gurúes o expertos en los temas económicos de lo que “conviene a sus pueblos” o súbditos según el caso. Parece una reminiscencia del totalitarismo que George Orwell imaginó. Sin embargo un verdadero líder es aquel que es calificado como tal por sus seguidores y no mediante una norma o “acuerdo internacional”. Este intento de legitimación es manipulación psicológica. Las propuestas del APEC no ayudarán directamente a las poblaciones de los países miembros, simplemente facilitará el intercambio metodológico del “fundamentalismo capitalista totalitario”, en esencia, la maximización de las utilidades corporativas con mano de obra barata y global.

                Pero las banalidades no terminan allí, los representantes de la cumbre empresarial (CEO Summit) han señalado que la “crisis financiera es una crisis de confianza”. Han gastado millones de dólares y, beber pisco sour, para darse cuenta que los mecanismos económicos dependen enteramente de la actividad y actitud humana (de eso se trata la economía). Felipe Calderón (México), se refirió a la crisis como un “problema psicológico”, “hay que pedirle a Freud que lo analice” y que es producida por el “miedo y el pánico”. Cínicamente se olvidan de mencionar a los banqueros y financistas que produjeron la crisis, tema totalmente ausente en este foro de “líderes”. Este es un tema empresarialmente incorrecto.

                Lo realmente preocupante es la tozuda defensa del libre mercado y la desactivación de barreras al comercio para el siguiente año. La pregunta es ¿en que nos beneficia? Somos simples exportadores de polvo – polvo de mineral, polvo de pescado, polvo de ají y… polvo de coca- ¿Que valor agregado exportamos? Aún no tenemos un empresariado tecnológicamente maduro para poder competir en el mercado mundial. En América del sur y central, desde los años 90´s, con la implementación de las ideas del consenso de Washington, los países de la región quemaron varias etapas de desarrollo al adoptar ciegamente las medidas del FMI y el BM. Nunca se democratizó el acceso al crédito (con tasas aceptables y no agiotistas como las de hoy en día) ni tampoco se reformó el estado, primer freno a la masificación y desarrollo empresarial (pymes). Quien tenga que lidiar con la SUNAT y la banca privada, comprende la dificultad de hacer empresa en el Perú, amén de las estructuras discriminatorias que aún subsisten. Sorprende que todavía se pregunten del por qué existe tanta informalidad y protesta social.

                China, la prima donna mediática de esta reunión internacional. Junto a varios países del Asia (Malasia, Indonesia, Taiwán), son los responsables de la severa reducción de los salarios reales en los últimos 20 años, en todo el mundo. No hay que olvidar que China sigue siendo un país comunista en el que las libertades personales están restringidas y los derechos humanos constantemente afectados, siendo hipócritamente tolerados en el mal llamado “mundo libre”. Un trabajador chino gana en promedio 60 centavos de dólar la hora. Eso equivale a 1.80 soles. Un cuidador informal de automóviles en Lima gana más.  ¿Cómo un industrial peruano pretende competir con esos salarios? Es imposible. Además China produce todo tipo de productos. Aparte de algunas exportaciones como el polvo concentrado de mineral, harina de pescado y algunos productos agrícolas, es poco lo que podría comprar China. Entonces ¿para que se firma un TLC? La intención sería brindar más facilidades a las empresas extractivas chinas que operan en el país.  Es decir, exportación de materias primas aún a menor precio.

Como ejemplo, más sentido tendría un hipotético TLC con Cuba (u otros países con necesidades). Es igualmente comunista, y necesita de muchos de los productos que nosotros producimos. Además Cuba produce medicinas muy baratas, cuya importación aseguraría la disponibilidad de medicinas en el Perú. Pero negociar con Cuba es anatema en ciertos círculos de la alta sociedad peruana, tan acostumbrada a mendigar pasaportes foráneos.

Somos prisioneros de nuestros propios prejuicios y de los prejuicios que se nos imponen desde las esferas del poder. Nuestros recursos naturales (los polvos anteriormente descritos) son un preciado botín para las “economías desarrolladas”. Materia prima barata del Perú, junto a mano de obra esclavizada (Asia), con empresas (capital) y tecnología avanzada de EEUU y Japón; producen bienes a mínimo costo, pero vendidos con enormes márgenes de ganancia. El secreto está en maximizar las utilidades sin que importe el precio social a pagar. El APEC defiende este modelo económico que está condenando a millones de seres humanos a una nueva forma de esclavitud, evitando cualquier discusión de alternativas.

Pero el APEC ha demostrado aún más cosas. La soberanía y la defensa nacional son solo palabras. El Cuartel General del Ejército del Perú ha sido convertido en un “Centro de Convenciones del Ministerio de Defensa” por quienes extrañamente se autoproclaman “sociedad civil”. Que mejor marco para una cita de “lideres” que un bunker militar con portaaviones incluido (¿para defenderse de terroristas?). Si las acciones de estos supuestos líderes son tan beneficiosas para sus respectivos pueblos entonces ¿a qué se debe tanto miedo? ¿Por qué del aislamiento y el secretismo? No se ha transmitido ninguna de las reuniones, solo las declaraciones finales. Todo el entusiasmo de la prensa y los “empresarios líderes” del Perú soslayan el tema.

El APEC nos deja varias imágenes memorables. La llegada de varios políticos. El regalo de muchas condecoraciones del sol (que espero no tengan brillantes reales), rejas, caos vehicular, francotiradores, limusinas, discursos vibrantes y vacíos sazonados con pisco sour y la famosa gastronomía peruana –ironías de ironías en un país donde la mayoría de niños sufre de desnutrición-

Pero la imagen que perdurará del APEC en Lima podría será la de George Bush y Alan García juntos. El primero, un cadáver político. El hombre que transformó el mundo haciéndolo insoportable para los seres humanos y un paraíso para las bestias económicas. El segundo, un mutante político, defensor de los intereses conservadores del Perú y el mundo.

iie.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

REFLEXIÓN ACERCA DE LA ELECCIÓN PRESIDENCIA EN LOS ESTADOS UNIDOS













A pocos días de la victoria de Barack Obama, próximo presidente de los Estados Unidos, comparto con ustedes esta humilde reflexión.

Luego de varios meses de reñida competencia, Obama ha ganado las elecciones enarbolando la bandera del cambio y el grito ¡si podemos!  Tras ocho años de mentiras, de falsas amenazas, le ha sido difícil romper con las cadenas psicológicas que amordazan al pueblo estadounidense. Finalmente ganó en las urnas, con una clara ventaja (53% Vs. 46%). La realidad se abrió paso. El votante norteamericano ha tenido que rendirse ante la evidencia del mega-engaño al que ha estado sometido. La ilusión de una prosperidad que hoy lo deja en la calle y endeudado. La desaparición de sus lugares de trabajo, mudados a China -país que produce barato gracias a la esclavitud-. El miedo a enemigos que nunca ha visto ni comprendido, pero que le hace odiar profundamente a “los otros”. El haber sido manipulado por los más tenebrosos intereses privados, identificados por el presidente Eisenhower, como el complejo industrial-militar, sumado al sistema financiero privado. Grupos dominantes que han llevado al mundo al borde del desastre económico, exportando su ideología a todos los países que los han querido emular (El Perú lo ha hecho sin dudas ni murmuraciones). Esta ideología, canalizada a través del FMI y el Banco Mundial, ha creado la mayor desigualdad material conocida en la historia de la humanidad. El 1% de la población posee más de la mitad de los recursos, el 60% de la población es pobre y 20 mil mueren de hambre cada día, por solo mencionar algunas cifras, que seguro quedan cortas.

En solo ocho años, el pueblo norteamericano casi ha perdido las bases democráticas fundamentales de la nación y se ha convertido en una amenaza militar para el mundo civilizado. Obama deberá revertir esto, como él mismo ha señalado. Obama ha sido comparado numerosas veces con Abraham Lincoln y Franklin Delano Roosevelt quién le dio al pueblo norteamericano el “New Deal” y una de las lecciones de vida más famosas “lo único que debemos temer, es al miedo mismo”. Si Barack Obama va a cumplir su compromiso sin miedo, entonces deberá enfrentar a las fuerzas más poderosas, siniestras y mortales de la historia de la humanidad.

                Pero el discurso electoral, por más conmovedor que suene, son solo palabras. Solamente en las acciones se podrá constatar la madera con la que está esculpido este nuevo líder. Y esas acciones deberán ser duras.  Asuntos como las relaciones bilaterales con aquellos países considerados como “malosos”, Corea, Irán, Rusia;  la ocupación de Irak y Afganistán, las relaciones con Cuba y Venezuela, la clausura de Guantánamo, el pago de la millonaria deuda a Nicaragua (tema que vive en la profundidad del olvido), el vergonzoso muro con México, el asunto de los inmigrantes, etc. El rescate de la economía norteamericana, secuestrada por los grandes bancos y financieras para provecho de unos pocos. La ayuda a los miles de estadounidense que estarán sin techo este invierno y… el rescate de la verdad.

                ¿Qué ha sucedido en Estados Unidos? ¿Por qué no se ha capturado a Osama Bin Laden? ¿Quienes son los verdaderos responsables del brutal ataque del 9/11? (Durante el discurso de victoria el 4-11-08, no mencionó esta tragedia. Curiosamente, durante la campaña se ha referido muy poco a ella)  ¿Por qué se invadió Irak si no representaba una real amenaza para el mundo? ¿Qué hay tras las amenazas en contra de Irán? ¿Por qué se han instalado sistemas balísticos en Europa, iniciando una nueva guerra fría? ¿Por qué se ha activado la IV flota? ¿Qué amenaza puede representar América Latina? ¿Por qué ha fracasado el Plan Colombia? ¿Por qué fracasan todos los programas antidrogas?... podría escribir una lista interminable de interrogantes que ayudarían a desentrañar la verdad.

                La tarea que le espera a Barack Obama es titánica. Advirtió que el cambio demorará algún tiempo “…quien sabe más de un período…” anunció durante su discurso de victoria. Pero el cambio necesariamente requerirá la exposición de la verdad y de las personas e instituciones que están lucrando del gobierno de los Estados Unidos.

Existe un pacto tácito para no investigar al presidente saliente. Si Obama no empieza su administración investigando estos aspectos, entonces se podrá esperar que los cambios sean solo estéticos. Barack Obama,  44° presidente de los Estados Unidos sería un nuevo secuestrado de los oscuros intereses del complejo militar-industrial y la banca privada, verdaderos dueños del mundo y del triste destino de la humanidad.

 

12-11-08

miércoles, 22 de octubre de 2008

PROHIBIDO PENSAR


 

 







El Fundamentalismo Capitalista Totalitario


 

Existen aspectos del diario vivir que son poco ventilados por los medios de comunicación. Por ejemplo, los “especialistas” de la economía, al referirse a temas claves para el ciudadano común y corriente, como el poder adquisitivo, el alza del costo de vida (en términos reales y comparativos) o los sueldos reales, emplean complicados eufemismos que poco o nada permiten al oyente interpretar su situación. Pero el lenguaje político cada vez es más claro “estamos muy bien” repiten continuamente ciertos líderes; sin embargo el peruano promedio no puede explicarse el porqué suben los precios y come menos.

Para comenzar, le planteo algunas preguntas que Ud. Podrá responderse fácilmente y nos permitirá ir explorando la realidad:

-         ¿Cuántas veces al día piensa en el dinero?

-         ¿Recuerda su situación económica el día que celebró el nuevo milenio (2000)?

-         ¿El día de hoy su situación económica es mejor o peor que hace ocho años?

-         ¿Hoy trabaja más o menos que hace ocho años?

-         ¿Hoy puede gastar más que hace ocho años en bienes y servicios no esenciales o superfluos?

-         En pocas palabras: ¿su nivel de vida aumentó o disminuyó?

 

Deténgase y piense en sus respuestas. Posiblemente Ud. Desee remontarse un poco más atrás en el tiempo y eso está bien (por favor no se deprima)

 

Si no me equivoco, es probable que Ud. no se haya planteado estas interrogantes desde hace algún tiempo (sin intención de subestimarlo), pero siente que hay una permanente preocupación por su situación económica y la constante preocupación por ganar más dinero... si es así, no se sienta mal. El “sistema” ha logrado su objetivo y Ud. ha sido víctima de un capitalismo depredador.

Los medios de comunicación han ido reemplazando a los foros públicos (la Refeudelización de la esfera pública como diría J. Habermas) como el único lugar de discusión de los asuntos concernientes a la sociedad. En los noticieros y programas “políticos” la entrevista se ha degradado a un mero ejercicio privado y casi unidireccional entre el conductor y el invitado, en clave monocromática, exenta de discusión y crítica, por consiguiente de ideas. Batallones de “especialistas” de las mismas universidades e instituciones de supuesto prestigio, se turnan en la TV, la radio y periódicos, para profetizar el grandioso futuro de la economía nacional -que hoy día es incierto y jamás pudieron prever- son entrevistados por caras bonitas que formulan preguntas casi banales, repitiendo frases vacías y ensayando muecas de indignación cuando algún entrevistado incómodo se sale del libreto. Por supuesto que existen ilustres excepciones que intentan realizar un ejercicio de honestidad entre tanto cinismo. Los programas denominados “talk shows” o “reality shows”, son verdaderas diversiones de la atención de la opinión pública. Se entiende por diversión la acción para confundir y despistar. Es sinónimo de “entretener”, palabra empleada en TV para describir los programas de este género. Entonces, es una programación que lo obligará a mirar para otro lado, lo distraerá, lo divertirá, de los asuntos que realmente importan.

La mayoría de los ciudadanos pasan un largo día en su tedioso trabajo. Al regresar a casa y descansar, la mayoría optará por encender el televisor. En ese instante su mente pasará de “modo activo” a “modo pasivo”. Al Gore analiza este fenómeno citando Marshall McLuhan quien reconoció hace cuarenta años, que en el caso de la TV “el medio es el mensaje”.[i] El cerebro en “modo pasivo” recibirá toda la información que emitan por el aparato. Escuchará las noticias que fueron finamente editadas y mostrarán solo la información más conveniente.

De vez en cuando el ciudadano percibirá cierta incomodidad, que algo no anda bien con la información. Pero debido a su aislamiento no tendrá a nadie a su alrededor para comentar y cambiar impresiones. Enterarse de las noticias es por lo general un acto privado. La siguiente noticia llega rápidamente, el espectador se distrae y no da tiempo para procesar la información. La duda que nunca disipó, es olvidada. Esto es el “modo pasivo” en el que los ciudadanos reciben la información necesaria.

El libreto diseñado por el corporativismo privado exige que el público sea adiestrado en el “pensamiento único” (I. Ramonet). Los fundamentalistas del “capitalismo depredador” han empleado esta estrategia de lavado cerebral para el logro de sus objetivos. Los dueños del capital han creado la espiral consumista y la vorágine especuladora del sistema financiero, que hoy fagocita todos los esfuerzos de rescate internacional. Este capitalismo depredador, no se diferencia mucho de la opresión política y cultural del comunismo. El “pensamiento único” se ha convertido en una especie de totalitarismo, específicamente lo que S. Wolin denomina “totalitarismo inverso[ii]. En castellano se entendería mejor la denominación “Fundamentalismo Capitalista Totalitario”.

El fundamentalismo defiende la doctrina capitalista en su integridad o pureza más rigurosa. Frases como “la mano invisible del mercado”, el “libre mercado”, “inversión extranjera”, se repite en labios de aquellos que ostentan el monopolio del discurso especializado, sin explicación, sin discusión. Se ha convertido en el dogma de la nueva religión: el neoliberalismo y el consumismo. Cuando se crea un dogma, la “verdad” instituida deberá ser aceptada. Al principio la religión monopolizó los conceptos dogmáticos. Aquel que dudaba acababa en la hoguera. El siglo XX moldeó la base de esta nueva religión del consumismo material y en el siglo XXI se ha profundizado el dogma. Las catedrales de las finanzas brillan con poderoso fulgor, impresionando a las incautas sociedades-fieles que alimentan con su esfuerzo el altar de dinero de invisibles obispos, los dueños del capital.

Si alguien se atreve a poner en duda el dogma neoliberalista o amenaza su validez mediante el empleo de la razón, se ven en la necesidad de neutralizarlo. Generalmente se ataca al investigador desprestigiándolo. En otros casos, judicializando la conciencia. Es una forma nueva de empleo de los métodos de represión totalitarios, alguna vez usados por la inquisición y el comunismo. En este nuevo totalitarismo aparecen los “sambenitos” verbales como “enemigos del progreso”, “antisistema” (el más torpe de todos), “socialistoide”, “eje del mal”, “guerra contra el terrorismo mundial”, “guerra contra las drogas”, Etc. La fantasía y la mentira reinan en el mundo del “Fundamentalismo Capitalista Totalitario”

 

¿El fin del Fundamentalismo Capitalista Totalitario?

 

Los acontecimientos económicos del último año han puesto en evidencia la manipulación interesada del sistema financiero y los groseros sueldos de quienes lo manejan. Los acontecimientos de las últimas semanas, han puesto en duda su validez y supervivencia. La crisis financiera aún está en desarrollo. Muchos analistas internacionales han sincerado el mensaje  profetizando momentos difíciles.  En el Perú, el mensaje oficial nos describe como una incólume isla económica y financiera que flota en la inmensidad de una tormenta.

El ciudadano peruano, sentado frente a su televisor se preguntará - ¿realmente podremos resistir esta crisis? ¿Será verdad tanto optimismo? –  Durante ocho largos años le dijeron constantemente que el Perú está “creciendo”, que las inversiones traerían desarrollo y puestos de trabajo. Algún ministro se atrevió a decir que el Perú estaba en camino de ingresar al primer mundo y el siguiente le dijo que estaba gastando mucho y que por eso había inflación... y ahora no saben que decir. El ciudadano mirará desconcertado su TV en busca de respuestas, mirará a su preocupado cónyuge y los inocentes ojos de sus hijos, meterá la mano en el bolsillo... intentando explicarse el porqué está vacío.

La única certeza que existe es que, si no se replantean las bases del sistema económico mundial, creando un capitalismo de “rostro humano” con un mercado equilibrado y justo, es probable que el Fundamentalismo Capitalista Totalitario recobre sus fuerzas con el dinero que los gobiernos le han otorgado. Dinero que pertenece a los ciudadanos, entregado para ayudar a los ricos.

 

Reflexiones finales

 

Si, sobre la base de las preguntas que planteado al inicio del texto, Ud. Es de los que ha podido mejorar su situación económica y han mejorado su nivel de vida, permítame felicitarlo. Ud. Pertenece a una fracción de la raza humana que ha podido llenar sus expectativas personales, inmerso en el Fundamentalismo Capitalista Totalitario. Si no lo ha logrado, es parte de la mayoría de seres humanos, postergado de las comodidades materiales o de los servicios básicos que exige el verdadero derecho humano.

El gran Mahatma Gandhi dijo con sabiduría “la tierra tiene la posibilidad de alimentar a todos los seres humanos, pero no puede sostener la codicia de pocos”.

 

 


[i] Gore, Albert. The Assault on Reason, The Penguin Press, NY 2007.

[ii] Wolin, Sheldon S. Democracy Inc. – Managed democracy and the Specter of Inverted Totalitarianism. Princeton 2008

miércoles, 8 de octubre de 2008

Premio Nobel 2008

martes, 7 de octubre de 2008

¿PETROGATE?


En el año 1972 un escándalo político inició la caída del Gobierno de Richard Nixon en los Estados Unidos. Un grupo de agentes de la CIA fue sorprendido instalando equipos de espionaje en la sede electoral del partido Demócrata de oposición. El caso fue llamado “El escándalo Watergate” o simplemente “Watergate”.

 

Salvando la distancia y las circunstancias, el escándalo en la asignación de lotes petroleros por parte de Perupetro a una empresa noruega, sigue siendo investigado y sus ramificaciones podrían implicar a más de un funcionario del actual Gobierno. Dada la precaria situación política y económica nacional, el escándalo podría convertirse en un “Petrogate” de consecuencias insospechadas, si es que la justicia peruana actúa con eficiencia e independencia.

 

EL DIFICIL PANORAMA MUNDIAL

 

            La crisis financiera internacional no ha podido ser resuelta aún. El  paquete de medidas de rescate diseñado por el Gobierno de los Estados Unidos no ha frenado el colapso de las mayores bolsas de valores del mundo, que esta semana iniciaron operaciones a la baja por segunda semana consecutiva.

            La opinión de los expertos es cautelosa y es de esperarse, ya que ninguno de los preclaros analistas de Wall Street, ni del Perú, pudieron prever (o no lo quisieron ver) el desplome del sistema financiero. Esta crisis amenaza con extenderse y alcanzar eso que le denominan “economía real”, es decir, en donde los simples mortales luchamos por sobrevivir.

            El modelo capitalista neo-liberal, ha permitido que las empresas financieras de los Estados Unidos negocien de manera descontrolada con las hipotecas, perjudicando a millones de norteamericanos desprevenidos. La razón, la simple codicia de los grandes capitalistas. Recién se está viendo la necesidad de regular el mercado ya que la famosa “mano invisible” – el modelo laissez-faire- solo ha favorecido a los dueños del capital - que si tiene bandera y en este caso es la estadounidense-. Lo triste es que ya se conocía esta característica del Capitalismo. Joseph Schumpeter, allá en 1942 escribió “la desintegración del Capitalismo se producirá por su propio éxito”. Aquellos que sean enormemente favorecidos por el éxito Capitalista, tratarán por todos los medios de mantener sus ganancias y privilegios. Pero el sistema actual no se desintegrará ya que como señala Gerald Friedman[1], que “el sistema Capitalista -o cualquier otro sistema social- solo podría ser desplazado por un sistema social opuesto apoyado por una clase económica emergente”. Lo que hoy no existe o no está lo suficientemente articulado.

            La permisividad y poder que han logrado acumular las grandes corporaciones han determinado la política estadounidense de los últimos años, fenómeno que se replica en todos los países que han adoptado modelos similares. Los acuerdos comerciales facilitan la influencia de las corporaciones extranjeras en los asuntos políticos locales, debido a las normas favorables y la facilidad con la que pueden corromper a las autoridades. En muchos de los casos observados en el Perú, las comunidades que se han opuesto a la industria extractiva no han tenido el apoyo gubernamental para hacer efectivos sus reclamos. Todo lo contrario, han sido señaladas como “atrasadas” y “contrarias al desarrollo”, cuando su única intención ha sido la de exigir sus derechos ciudadanos. El epítome de este abandono gubernamental se sintetiza en la frase “el perro del hortelano”.

 

PERU: ACUMULACIÓN DE DINERO Y DE PROBLEMAS

 

            El Gobierno actual ha enarbolado una bandera de optimismo y de futuro promisorio para los peruanos. Asimismo, el Presidente ha llegado a afirmar que la nación está preparada para afrontar la crisis actual. Pero la esperanza no es método y no existe evidencia de que esto pueda ser verdad. No es de extrañar entonces, que la popularidad del Presidente y su gabinete están bajando rápidamente.

            Las reservas peruanas que ahora se cuentan en más de 35 mil millones, han sido acumuladas e inmovilizadas, cuando lo lógico habría sido destinar cierta parte de ellas para mejorar la casi inexistente y anticuada infraestructura nacional.   Justamente las medidas que se deben tomar en una nación que desea salir del subdesarrollo son, mejorar la preparación de la población y hacerlos competitivos en el mundo del conocimiento. Mejorar la infraestructura vial, y de transportes. Abaratar costos portuarios y de aeropuertos, convirtiendo al país en un núcleo de industria y comercio y no solo en vendedores de piedras. Eso es aprovechar las bondades del Capitalismo y jugar con éxito. Pero el partido puede estar llegando a su fin, al menos por ahora, acompañado por una protesta social acumulada por varios años de promesas y optimismo vacío.

            Lo que constituye un hecho es que los precios de los “commodities”, es decir la mayor parte de las materias primas de las cuales se nutre nuestra economía, ya comenzaron a bajar. Si la tendencia continúa se experimentará una disminución de ingresos por materia de canon, disminución de puestos de trabajo y de las famosas “inversiones extranjeras”.  Si a esto se le suma la disminución de envío de remesas del extranjero – base de la economía de miles de familias peruanas- entonces el problema social será más agudo.

            Estas inversiones extranjeras, que con amplia libertad e impunidad han firmado contratos con funcionarios del Gobierno, son las mismas que ahora se ven envueltas en el “Petrogate” peruano. Los contratos de licitación y explotación constituyen un secreto bien resguardado lejos de la opinión pública. Solo esporádicas denuncias de ciudadanos valientes como el ex ministro Carlos Herrera Descalzi, en relación al contrato de Camisea y el escandaloso destape que conmociona al actual Gobierno, nos acercan a una realidad velada al escrutinio ciudadano y democrático.

 

GOBIERNO ¿... AUNQUE LE QUEMEN EL PICO?

 

            ¿Este destape de corrupción será un hecho aislado o podría ser solo un ejemplo de mal praxis extendida en toda la administración pública? Para poder responder a esta interrogante habría que investigar todos y cada uno de los contratos de  explotación que se han firmado en el país. Ya salieron voces preocupadas a pedir que no se haga eso, ya que “se ahuyentará a las inversiones”. ¿Por qué tanto miedo? ¿Hasta donde alcanzarían los escándalos? ¿Tenemos derecho los peruanos a revisar los contratos que están lesionando nuestros intereses y el de nuestros descendientes? Hay que tener siempre presente que el petróleo, el gas y los minerales no son eternos. Una vez extraídos no hay vuelta atrás.

            Pero se va aclarando la verdadera intención de un Gobierno de  “cambio responsable”.

Basta recordar el silencio cómplice con el contrato de LAP en el aeropuerto internacional, que ha sido valientemente denunciado por el periodista Herbert Mujica, actualmente acusado ante la justicia por los abogados de dicha empresa. La democracia sin libre opinión no funciona. Eso es lo que analistas independientes de los Estados Unidos llaman “corpocracia” (Democracia de las corporaciones o empresas. También podría denominarse “empresocracia”), la Democracia manejada desde las esferas del poder del dinero empresarial, capaz de comprar conciencias y contratos. En la misma línea hallamos a un ministro de vivienda “luchar” por los intereses de una empresa constructora que desea adquirir el aeródromo de Collique, patrimonio de los ciudadanos del Perú y por consiguiente intangible. O el poco claro aumento de costo de la Carretera Interoceánica, obra fundamental que camina a paso extremadamente lento. O las normas promulgadas por el Ejecutivo en el marco de la iniciativa legislativa otorgada por el Congreso, las cuales provocaron –por primera vez- la reacción organizada de las Comunidades Nativas. Este hecho sin precedentes,  puso en evidencia la vulnerabilidad de un Estado debilitado y sin apoyo popular; evidencia que se repite en la protesta médica, apoyada por gran parte de la opinión pública, o la ola de movilizaciones y huelgas que se inician a partir de ésta semana. El futuro del Gobierno no es muy promisorio.

 

DOS AÑOS, NUEVE MESES

 

            Es el tiempo restante que le queda al actual Gobierno en el poder.

Sintonizar con el pueblo peruano demandará más que las simples apariciones, ad nauseam, en el canal de TV del Estado o de torpes Operaciones Psicológicas (Conocidas como “psicosociales” en el argot periodístico) como la propaganda a favor de las empresas mineras.  Alan García deberá comprender que su capacidad de convencimiento se viene devaluando rápidamente, ya que el discurso no está acompañado de hechos tangibles por la población. La adopción de un modelo presidencial al estilo de George Bush (nuevamente, salvando las enormes distancias), que favorece la inversión de mega empresas privadas extranjeras y les permite actuar con impunidad y corrupción, le está acarreando una serie de problemas de orden social que está en aumento y no se debe subestimar.

            Asimismo, el Gobierno debe dar claras muestras de que gobierna a favor de los intereses nacionales, prohibiendo y haciendo públicos los cabildeos que pululan por Palacio y el Congreso. Irónicamente, la única norma para regular la inversión foránea iba a ser presentada por el congresista y Primer Vicepresidente, el Almirante Luis Giampietri, iniciativa duramente criticada y neutralizada por personajes asociados a capitales extranjeros.

            El “Petrogate” puede ser una gran oportunidad para corregir los vicios heredados y los organizados durante la actual administración. Pero una acción ejemplar en este sentido, significará poner en manos de la justicia a muchos de los amigos y cercanos colaboradores. ¿Será capaz el Presidente de hacerlo?

            El Petrogate y la crisis recién comienzan.



[1] Gerald Friedman, economics professor, University of Massachusetts. The End of American Capitalism? 5 Short Takes on Where the Financial Crisis Might Be Headed .  Al Jazeera

Posted on October 7, 2008, Printed on October 7, 2008 http://www.alternet.org/story/101854/

martes, 19 de agosto de 2008

PARA MI BANDERA, CON MALICIOSA ENVIDIA




La bandera es nuestro símbolo, emblema y para algunos, fetiche de peruanidad. Desde pequeños nos enseñaron a amarla, respetarla y defenderla. Por ella, se derramó la sangre de muchos peruanos. Como cualquier otra bandera del mundo esta podría ser vituperada por otros, quemada, pisoteada. Pero eso no matará a ningún peruano, solo dejará evidencia del primitivismo de quienes la mancillan. La bandera es también escudo y amuleto para manifestantes e invasores de terrenos. La norma nos obliga a izarla en Julio y nos impiden hacerlo cuando deseamos, espontáneamente, mostrar nuestro orgullo y peruanidad. Contiene un escudo que el Estado guarda celosamente para sí, como su propiedad privada, como si el resto, los que vivimos de a pié, no fuésemos dignos de usar nuestro escudo. De esa forma se convierte a la bandera en una especia de decreto, en imposición. Alejándola de la libre manifestación de nuestra identidad nacional. ¿Amamos por decreto, por norma? o por que el amor a la patria nace en nuestros orgullosos corazones por pertenecer a este grupo humano tan diverso, con defectos y virtudes, llamado Perú.

Quienes repiten la frase “es un saludo a la bandera” no se percatan del flaco favor que le hacen a nuestro símbolo. Pero nadie los acusa, nadie pretende enjuiciarlos por su error. Sin embargo, son capaces de enjuiciar a quienes, en su opinión, mancillan la majestad del bicolor. Es la historia de siempre, la paja en el ojo ajeno y tronco en el propio.

Está en juego el castigo a una publicación, a un fotógrafo y a una bella peruana. Los fundamentalistas de la peruanidad de reglamento los han sentenciado y la hoguera judicial será su destino. ¿No basta una reprimenda?

Al ver las fotografías no pude dejar de sustraerme al problema. El fotógrafo ha unido tres cosas bellas en la composición, la bandera, un fino caballo y una dama de inmejorables atributos. Su error: colocarlos en indebido orden. No me he sentido ofendido. No creo que sea una afrenta a mi querido bicolor. Pero debo confesar que me hizo sentir una maliciosa envidia por nuestro símbolo nacional.

miércoles, 2 de julio de 2008

COLOMBIA Y EL AJEDREZ POR LA PAZ



La “Operación Jaque” organizada por el Ejército Nacional de Colombia que ha permitido la feliz liberación de 15 rehenes de las FARC, entre ellos la Dra. Ingrid Betancourt, pone de manifiesto el valioso aporte de la inteligencia nacional y militar de Colombia. En una operación, que tiene el sello de un magistral engaño (del que aun falta conocer detalles), los rehenes fueron liberados sin haberse realizado ningún disparado y se logró la captura de dos importantes miembros de la guerrilla, según declaraciones de los líderes colombianos.

Eso lleva a reflexionar sobre los eventos en Colombia. Primero, la decisión política del Presidente Uribe de acabar con la guerrilla y lograr la pacificación del país. El contundente 80% de aprobación a su gestión, da fe del respaldo de los colombianos a sus políticas (y de seguro aumentará su popularidad). Segundo, el apoyo económico, técnico y logístico de los Estados Unidos a través del Plan Colombia implementado en 1999. Esto ha permitido que Colombia posea el ejército más numeroso y mejor equipado de Sudamérica. Tercero, el apoyo de la comunidad internacional en su lucha contra las FARC y la condena a dicho grupo terrorista. Estos factores, sumados a la capacidad de la inteligencia, empiezan a rendir los frutos largamente esperados por el pueblo colombiano. La FARC está en jaque. La propia Ingrid Betancourt ha dado testimonio de las pobres condiciones logísticas de la organización. Además, durante los últimos meses han perdido mandos fundamentales. El propio Ejército Nacional de Colombia reconoce la infiltración de su sistema de inteligencia en importantes organizaciones de las FARC que están permitiendo logros como el descrito y la defección de los miembros de la última.

En el Perú, el empleo de la inteligencia permitió el descalabro de la demencia terrorista del MRTA y Sendero Luminoso. Estado cerca de ser erradicados, el sistema nacional de inteligencia fue desarticulado en un acto de venganza y necedad política que hoy lamentamos, debido al tiempo perdido y al preocupante incremento de la actividad terrorista en el país. Pasará un tiempo hasta que el sistema de inteligencia del Perú sea totalmente reconstruido y pueda recobrar la agilidad y posibilidad de detectar a tiempo las amenazas que se gestan al interior de la sociedad. Las irracionales protestas políticas, pretenden crear zozobra en momentos en que la patria, claramente, camina hacia el desarrollo. La admiración que ciertos dirigentes sindicales han manifestado por las FARC, podrían ser indicios del recrudecimiento de actividades proselitistas de tendencia marxista-violentista que tanta desgracia trajo a nuestra Nación.

La Fuerza Armada y la Policía Nacional del Perú están realizando el esfuerzo de acabar con los focos terroristas en la selva, con poco presupuesto, apoyo logístico aun limitado e inteligencia insuficiente. Aquellos que critican y obstaculizan el esfuerzo de la defensa nacional, deberían aprender la lección que Colombia ha dado al mundo, y recordar sin mezquindad la ejemplar “Operación Chavín de Huantar” y la victoria sobre el terrorismo.

Aquilatemos el esfuerzo que se viene realizando en la selva del Putumayo previniendo de que las FARC busquen refugio en nuestro territorio. Este plan cuenta con el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos, quien ha brindado apoyo económico y técnico para el patrullaje fluvial. Apoyo que se ha traducido en la fabricación de lanchas y equipos en los talleres del SIMA PERÚ y la creación de una escuela especializada para nuestros militares y policías. Con esta acción el Perú contribuye, silenciosamente, con el esfuerzo de paz colombiano.

En términos modernos, es una negociación ganar-ganar, que no tiene que afectar ni la soberanía, ni la independencia nacional. Si alguien no está de acuerdo, aquí o allende, no es problema del Perú. Nosotros ya vemos la luz al final del túnel. ¿Los críticos podrán decir lo mismo? En una reflexión anterior ya expuse la enorme potencia del Perú y su capacidad de ser autosuficiente (“el evento X”) aunque solo como ejercicio académico. En la realidad, son las alianzas (con naciones importantes) las que potencias las oportunidades. Colombia y Perú lo han entendido así.

La operación “Jaque” complica el tablero de juego del terrorismo. Esta vez la fuerza de la decisión política, el respaldo de un pueblo que rechaza el terror y una fuerza armada políticamente respetada y económicamente sostenida, han movido sus fichas con inteligencia hasta acorralar al adversario en una esquina. El “jaque mate” será cuestión de tiempo y de mantener la presión sobre el enemigo, manteniendo abierta la puerta del diálogo, el arrepentimiento y la reconciliación de los compatriotas desviados.

Lástima por aquellos que admiran o son “ideológicamente coincidentes” con las FARC y sus métodos demenciales de “lucha social”. Mejor vayan echando a su rey, o sufran las consecuencias de ser empujados fuera del tablero del ajedrez del mundo civilizado.

2-7-2008

martes, 20 de mayo de 2008

EL ERROR DE DIOS

En el libro del génesis[1] Dios nos da una orden clara: “Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla...”. ¡Sometedla! Mala orden para una especie que no sabe someter su propia codicia.
¿Acaso erró Dios al darnos la libertad para destruirnos?

La preocupación por la conservación del medio ambiente no es nueva. Desde los años setentas, la comunidad científica preveía la degeneración del medio ambiente debido a la actividad humana. Durante la guerra fría, los seres humanos habíamos alcanzado un punto en el desarrollo tecnológico (atómico) en el que podríamos habernos autodestruido varias veces. ¿Cómo es que el único ser racional del universo conocido puede haber llegado a tal punto de estupidez e irracionalidad? ¿Acaso el cambio climático será sinónimo de extinción de la especie?

Primeramente analicemos las tendencias actuales. La ciencia y la tecnología se desarrollan principalmente en el hemisferio Norte. Los científicos climáticos, aunque estudian los patrones de todo el planeta, generalmente hacen predicciones para éste hemisferio. Son escasos o inexistentes los modelos predictivos desarrollados para el hemisferio Sur, para el Perú y la franja ecuatorial específicamente. Entonces reflexionemos ¿las terribles predicciones de los políticos y científicos del norte, serán las mismas que para la zona ecuatorial del planeta, mas templada y alejada de los polos? Es posible que no, pero tampoco significa que estaremos libres de soportar los efectos del cambio climático.

Uno de los factores más estudiados -y que ya se ha hecho realidad- es la disminución del volumen de los glaciares andinos. Los glaciares actúan como gigantescos reservorios de agua dulce. Mantienen el caudal de los ríos que en gran medida se pierde en el mar. Pero los científicos y políticos han disparado la voz de alarma, asociando el fenómeno con la futura escasez de agua. ¿Es esto cierto?

El agua que cubre el planeta depende de la existencia de la atmósfera. La atmósfera existe debido a la gravedad. Si alguno de estos factores deja de existir, no se preocupe, ya no habrá nada por hacer (entonces no es un problema). Mientras los océanos sigan siendo calentados y evaporados por el sol, habrá lluvia. La lluvia caerá y continuará el ciclo vital del agua. Puede que el cambio climático produzca modificaciones en los patrones de la lluvia. Es evidente que esto produce exceso de lluvia en algunos lugares y escasez en otros, pero ella seguirá cayendo.

La cordillera de los Andes recibe un enorme volumen de agua de lluvia. Parte del agua cae en forma de nieve formando los glaciares, el resto cae en la tierra. Se forman las lagunas, los depósitos subterráneos (acuíferos) y el resto fluirá como arroyos y ríos. La existencia de agua no es el problema. El problema consiste en un adecuado abastecimiento y conservación del elemento ¿Dejará de llover en el Perú? Es poco probable y según el modelo futuro, podría llover más.

La solución está en lograr la acumulación del excedente de aguas, el aprovechamiento de las aguas subterráneas y en el transporte de las mismas a los lugares donde son requeridas. Si se construyen presas, canales y túneles el abastecimiento de agua estaría asegurado. Al principio puede parecer costoso, pero se asegura la continuidad del fluido para el consumo humano, el desarrollo agrícola y la generación de electricidad. Solo depende de la decisión política ya que la tecnología y el dinero lo tenemos devaluándose en el banco. Hace poco se ha suscrito un convenio con Brasil para que construya hidroeléctricas en el Perú. Es un buen comienzo ¿y que hay de las obras que debe hacer el estado peruano?

En franca contradicción, han aparecido intereses particulares en vender a la empresa estatal del agua plantas de desalinización. Esta es una solución temporal, complicada, vulnerable, de enorme consumo energético y también contaminante, dependiente de tecnología foránea, altamente costosa y con un producto final casi artificial. ¿Es lógico hacer esto en una nación con agua? Hay que evitar la instalación de este tipo de plantas que solo obedece a intereses particulares, apoyados por la opinión (remunerada) de pseudocientíficos y “especialistas”.

La prevención de futuros eventos meteorológicos y el correcto aprovechamiento de los recursos depende de la investigación científica en general. Específicamente, los meteorólogos peruanos deben ser apoyados en la creación de los modelos predictivos (del Perú enlazados con los del planeta) para anticipar y prevenir los efectos de los fenómenos que podrían producirse por el calentamiento global y el cambio climático. ¿Qué sucederá si la temperatura se eleva? ¿Cambiará la temperatura, velocidad y salinidad de las corrientes marinas? ¿Cómo se modificará el patrón de precipitaciones en el territorio? ¿Acaso la costa desértica podría convertirse en una zona de lluvia y enormes potenciales agrícolas? La ciencia puede y debe responder estas y otras interrogantes. Pero hacer ciencia requiere recursos y apoyo político. ¿La clase política será capaz de visualizar el futuro más allá de 5 años?

La Cumbre de Río (1992) y la firma del Protocolo de Kyoto (1997) coincidieron con el inicio del ahora mundo unipolar, regido por la victoria del capitalismo y la economía de mercado. El crecimiento (sin precedentes) de este modelo económico ha producido enorme riqueza y abundante pobreza. Paralelamente, el exagerado consumo de bienes manufacturados ha producido un gran impacto sobre el planeta. Los numerosos acuerdos políticos para prevenir la destrucción del medio ambiente no han sido implementados en su totalidad. El mercado está ganando y el planeta está perdiendo.


La conservación del planeta requiere de una visión holística, engranada entre las diversas especialidades de la ciencia y la tecnología. El desarrollo de los biocombustibles (etanol y biodisel) confirma el negativo impacto que pueden producir las nuevas tecnologías. La tecnología implementada por codicia y sin criterio, creará nuevos problemas.

Hace pocas semanas se produjo un rápido aumento global en el precio de los alimentos, en un período de pocas semanas. Se señala a los chinos e indios como responsables debido al aumento de la demanda ¿acaso han empezado a comer más de la noche a la mañana? Se responsabiliza al aumento del precio del petróleo ¿acaso no es un alza especulativa? No se ha comprobado que hayamos llegado al pico de las reservas, además, en Brasil se han hallado gigantescas reservas que se suman a las reservas conocidas de combustibles fósiles. ¿Por qué el alza del petróleo ha coincidido con la conquista norteamericana de Irak? Por último, la distribución global de los alimentos es manejada por enormes corporaciones (como la Monsanto, Conagra, Cargill, Continental, Bunge and Born, Louis Dreyfus, André, y Archer Daniels, etc) pero estas no han sido incluidas en la ecuación del alza de precios. La amnesia de los “especialistas” y economistas mundiales es proverbial. En el Perú, el gobierno simplificó el problema del aumento del precio de los alimentos señalando a los pequeños minoristas de los mercados como los responsables ¿Se habló de los grandes minoristas como los supermercados Wong? Ni una palabra en boca de políticos y “economistas”. Nuevamente, proverbial amnesia y una opinión pública que no opina.

Paradójicamente, figuras de los países sin “libertad” o “totalitarios” como Cuba, venían advirtiendo (desde hace años) sobre el peligro de la hambruna que empieza a afectar a la humanidad. ¿Quién es más libre? ¿El que vive engañado por el “mercado” y la propaganda o el que vive buscando la verdad de los hechos?


Habrá que revisar el modelo de mercado y los muchos prejuicios creados por las Armas-de-Desinformación-Masivas, al servicio de los intereses financieros, comerciales y consumistas (publicidad) que nos están empujando hacia un problema de supervivencia global.


No es casualidad que el premio Nóbel, Al Gore, halla sido duramente criticado por el poderoso sector de corporaciones explotadoras de combustibles fósiles. El documental “Una Verdad Incómoda” describe magistralmente el actual problema. Pero la verdad duele y será una dura lucha por llegar a ella.


El astrofísico Carl Sagan comparó nuestro planeta como una gran nave espacial. Ella lleva a la humanidad por el viaje universal. Pero esta nave no está dotada de cápsulas de escape ni asientos de eyección. Estamos condenados a permanecer en ella pase lo que pase.


J.E. Lovelock[2] nos da una nueva visión: “La Gaia”. Entender al planeta tierra como un gran organismo viviente que se mueve, tiembla, siempre cambia. El dinamismo de la tierra es casi imperceptible a la velocidad humana, pero es muy dinámica a escala cósmica. Los seres vivos somos como pequeños insectos que deben vivir en armonía con Gaia. El ser humano no es la excepción. No estamos sobre Gaia para “someterla”. Compartimos el espacio con otras especies. Somos parte del frágil ciclo de la vida que venimos alterando constantemente.

Hemos inventado todo tipo de formas para alcanzar el poder. El poder de dominar la naturaleza, el poder de dominar a nuestros congéneres, el poder de autodestruirnos, el poder de acumular bienes materiales y dinero. Sin embargo somos incapaces de limitarnos en el uso y abuso de ese poder. La especie humana está desequilibrándose a sí misma y a otras especies. En una era caracterizada por el impresionante avance en la medicina, las comunicaciones y el conocimiento, es imperdonable que exista hambre y pobreza entre la mayoría de los miembros de la especie. ¿Qué está sucediendo? ¿Por qué está sucediendo? ¿Quiénes son los responsables? ¿Nuestro “modelo” de vida es acaso el más adecuado?

Tenemos que buscar respuestas a estas incómodas preguntas, tras la “Cortina de la Información”. Al igual que la “cortina de hierro”, “la cortina de bambú”, “el muro de Berlín”, “el muro fronterizo de EEUU” y “el muro de Israel”, la “cortina de la Información” es otro vergonzoso medio de dominar a la humanidad. Es muy difícil mirar tras ella. La cortina modela nuestra percepción del mundo, nuestros objetivos de vida y hasta las metas personales, moldeadas por una precoz exposición a los medios de información y la manipulación social. La “cortina de información” nos persuade a seguir los objetivos de quienes la controlan, aquellos que han acumulado el dinero y poder.


Las respuestas serán aún más incómodas y podrían alterar la percepción que tenemos del mundo. Para revertir el daño al planeta, el ser humano tendrá que repensar el exagerado consumismo. Para ello, la publicidad de nuevos (y generalmente prescindibles) bienes, tendría que disminuir o desaparecer. Millones de dólares invertidos en estas técnicas de manipulación social podrían ser empleados en una mejor distribución de los alimentos. Habría que limitar el crédito de consumo, el urbanismo desmedido y no planeado, el empleo preferencial de transporte público de bajo impacto. La disminución de la explotación de recursos naturales. La democratización y desmonopolización del comercio y distribución alimentaria. El control del Estado sobre los mercados para evitar hegemonías monopólicas y el abuso de los agentes financieros. Todo es posible en la medida que se neutralice el poder de los grupos dominantes.
El Estado tendrá que actuar en verdadera democracia. Corregir esta visión contradictoria: no se debe explotar los recursos naturales si es que causan perjuicios a otros o a las delicadas fuentes de agua – afirmar lo contrario es una ilusión- además se cuenta con mejores alternativas de desarrollo (que es distinto que acumular dinero) como el turismo, la agricultura y la manufactura con tecnologías “verdes”. Detener la demagogia inaugurando “ministerios del medio ambiente” y al mismo tiempo plantas para la producción de papel, ¡las más contaminantes del mundo! Llegan a Lima por que nadie las quiere en otros países. Detener el gobierno por los intereses foráneos, no por la vida y la libertad de los peruano.

En resumen es necesario iniciar el camino a la construcción de una sociedad más justa, en la que las diferencias entre los poseedores y los desposeídos no sean el abismo de dos universos paralelos y contradictorios. Finalmente, una vida liberada de la esclavitud de la codicia (profit) y marcada por la sencillez, podrá brindarnos una mejor calidad de vida a todos.

Las alternativas no abundan. La Gaia ya refleja las primeras señales del maltrato al que la sometemos. Carl Sagan afirmó que “no es potestad del universo estar en perfecta armonía con la ambición humana”. Ni el universo ni el planeta nos esperarán. ¿Estaremos llegando a nuestro nivel de incompetencia como especie?.

La Gaia reaccionará. Una sacudida del Leviatán expulsará al incómodo parásito humano que no supo comportarse. Otra especie tomará nuestro lugar... posiblemente con mayor sabiduría.
¿Cometió Dios un error? no lo se. Pero si fracasamos y nos extinguimos, seguro le causaremos mucha vergüenza.

[1] Genesis 1:28 Biblia de Jerusalem.
[2] Lovelock, J.E. “Gaia, una nueva visión de la vida sobre la tierra”.- Ediciones Orbis S.A. 1985

jueves, 15 de mayo de 2008

LA ILUSIÓN MÁS CARA DEL MUNDO


"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar".
Mark Twain

Con un promedio de 7 u 8 “cumbres” al año (eufemismo que describe cualquier reunión de presidentes) el presidente de un país que asista a todas, perderá al menos un mes al año de su valioso tiempo. Si a esto le sumamos los enormes gastos, las descomunales incomodidades y pérdidas de tiempo que producen en la ciudad-sede, cabría preguntarse ¿qué beneficios concretos derivan de dichas reuniones?

Las reuniones están salpicadas de vibrantes discursos e ingeniosas propuestas, para salvar al mundo y la humanidad. Al final, se firma con solemnidad un compromiso (ya existen decenas) que pasa al olvido con el primer sorbo de fino whisky. Las reuniones de presidentes y de representantes de gobierno nunca han producido un acuerdo que haya sido cumplido o que haya cambiado la vida de las personas en cuyo nombre se reunen.


Álvaro Uribe ha llamado alguna vez a estas reuniones “turismo presidencial” y “una pérdida de tiempo y dinero”. Su Némesis política, Hugo Chávez dijo que “mientras los presidentes andan de cumbre en cumbre, los pueblos andan de hueco en hueco”. Al menos están de acuerdo en esto.

Uno de los pocos efectos prácticos de las “cumbres” es de servir como punto de encuentro o acercamiento de presidentes en conflicto (como los anteriormente citados) o uno que otro acuerdo bilateral, que bien se podrían lograr de manera más económica.

Una actividad adicional a las “cumbres” son las reuniones de negocios de los empresarios e inversionistas internacionales. No son más que simples foros para lograr uno que otro negocio. Adornado de mensajes idealistas como “bienestar”, “desarrollo sostenible”, “protección del medio ambiente”, “inclusión social” y “lucha contra la pobreza”, los hombres de negocios emplean sus recursos e intelecto para lograr sus metas personales, muchas veces poco lícitas y sustentada en la “alta competitividad peruana” lograda gracias a una mano de obra barata y sin el pago de los incómodos beneficios sociales (solo falta considerarlos sobrecostos).

Aunque los organizadores afirmen lo contrario, la II cumbre empresarial de Lima no es la excepción a la regla. Los pobres, en cuyo nombre se reúnen, no están representados. Me imagino que los 500 dólares del costo de la entrada actúan como el primer filtro para impedir el ingreso de personas que puedan decir algo incómodo o “política y socialmente incorrecto” (es decir, la verdad). Ha llamado la atención la negativa por parte del comité organizador de entregar la información de la agenda a tratarse, a los medios de comunicación (14-5-08), negativa confirmada por el propio Vega Llona, miembro del comité. ¿Cuál es el secreto? Mejor sería llamar por su nombre a la reunión de negocios y no rodearla hipócritamente de frases eufemísticas.

Pero la “cumbre” debe de legitimarse. Para ello han contratado los servicios de empresas expertas en la manipulación de la opinión pública. Con mensajes apropiadamente diseñados intentan persuadirnos de la importancia de la “cumbre” y el como “cambiará nuestras vidas” y “que el Perú será por fin conocido por todos”. Estas verdades a medias son difundidos por los medios de comunicación “oficiales”, convertidos en reales y efectivas Armas-de-Desinformación-Masivas.

La impresionante y exagerada seguridad, el descomunal caos vehicular sumado al alocado arreglo de pistas (cortesía del presidente de la república), el sacrificio de no poder movernos, no trabajar, no estudiar y el gasto superfluo del tesoro público, son los aportes de una ciudadanía que mirará con esperanza y curiosidad el desplazamiento de los automóviles VIP. Será como observar extraños especímenes a través de los kilómetros de rejas negras que nos separan. Como dos especies distintas, los de “adentro” y los de “afuera”. Los miraremos mordisquear nuestra gastronomía, cultura y quien sabe, un poco de nuestra riqueza.

Pero nosotros estaremos fuera de esa jaula, soñando con que, la ilusión más cara del mundo cumpla lo prometido y mágicamente cambie nuestras vidas.

domingo, 11 de mayo de 2008

El “Evento X”


Estimado lector, permítame presentarle el siguiente e hipotético escenario:

Por alguna e imaginaria causa, la cual denominaré “evento X”, el Perú se convierte en el último territorio del planeta con seres humanos. Los recursos naturales y ecología están intactos. Pero al mismo tiempo, este “evento X”, nos impide dejar el territorio demarcado por las actuales fronteras. Es una especie de muro que nos obliga a quedarnos dentro. Es decir, debemos valernos solo por lo que el territorio del Perú ofrece.

¿ Los peruanos, seríamos capaces de sobrevivir por nuestros propios medios y perpetuar la especie humana?

Primeramente, el aire no ha sufrido cambios, entonces la vida está asegurada. Al no alterarse los ciclos ecológicos, el agua seguirá fluyendo por ríos y lagos, lista para ser consumida. Al cesar las importaciones se produce una inicial escasez de ciertos alimentos como el trigo, la carne de res, el caviar ruso, los Kornflakes, el sauerkraut, la cerveza inglesa y el Johnny Walker etiqueta azul. Será catastrófico para ciertos organismos, pero absolutamente irrelevantes para la mayoría. La naturaleza tomará su curso y las especies menos adaptables sucumbirán ante la crisis. Luego de un breve tiempo, la lógica del mercado impulsará el cultivo de especies alimenticias autóctonas y naturalmente adaptadas en reemplazo (temporal) de las industriales (caña de azúcar, etc.) Se consumirá mas papa, olluco, camote, alpaca, pescado, yuca, etc. Es pocas palabras no moriremos de hambre, asegurando la supervivencia de la especie. El transporte sufrirá reveses. Los nuevos automóviles de hoy, al envejecer, irán saliendo de circulación. La escasez de combustible no esencial, impedirá el desperdicio al que estamos acostumbrados. En las urbes, los automóviles serán reemplazados por otros medios de locomoción como las bicicletas (como sucedió en China hasta hace pocos años) Solo se verá circular vehículos de servicios público (transporte, ambulancias, bomberos, etc) y el de alguno u otro particular que pueda agenciarse repuestos y gasolina (como ocurre en Cuba el día de hoy que sufre una situación similar al “evento X” pero que se denomina bloqueo comercial a un territorio pobre en recursos)

La sociedad sufrirá una transformación. Los mejor adaptados y acostumbrados a la escasez, es decir los más pobres, irónicamente podrían sobrevivir con mayor facilidad. Los privilegiados de hoy sufrirán con mayor fuerza las carencias. No podrán mantener los privilegios por la fuerza ya que significaría la condena como grupo. El grupo más numeroso saldría victorioso en caso de conflicto. Habrá que evitar los conflictos para asegurar la supervivencia. La oportunidad de la especie estará basada en la adaptación, la renuncia a privilegios, el cambio de hábitos y la tolerancia. Esta nueva sociedad podría ser muy diferente a la que conocemos hoy en día. La suntuosidad y el consumismo que rige nuestra existencia desaparecerá en poco tiempo al no poder ser renovada y/o rápidamente reemplazada. Adiós a, artículos electrónicos, automóviles sofisticados, repuestos para ciertas industrias, plásticos y basura mercantil. Inclusive, los equipos de la televisión irán fallando hasta que no funcionen (¿la extrañaremos?).


Debido a que el “evento X” no ha alterado las facultades mentales y el potencial cognitivo de la población, la recuperación industrial y tecnológica será solo cuestión de tiempo. Poco a poco se perfeccionarían las técnicas metalúrgicas, ya que tenemos en minerales abundancia. Se fomentaría el abastecimiento de combustibles de más simple transformación como el gas natural y la energía hidroeléctrica y eólica. La industria irá perfeccionando la fabricación de nuevos equipos. La medicina impulsará la producción de medicamentos y el desarrollo científico de nuevas drogas y equipos. Tendría que surgir una industria de semiconductores con la finalidad de emplear el conocimiento de la electrónica para el impulso de las comunicaciones y la informática.

Empezaríamos a valorar el conocimiento. La ausencia de tecnología y capitales foráneos producirá un vacío tecnológico que habrá de ser reemplazado en cierto tiempo. Aquellos peruanos que se formaron profesionalmente antes del “evento X”, deberán compartir su valioso conocimiento con las nuevas generaciones, perpetuándolo y multiplicándolo. La investigación científica será de absoluta necesidad de supervivencia y camino al perfeccionamiento como sociedad. La base tecnológica industrial y militar podrá emplearse enteramente para ayudar a la nueva humanidad.

En resumen, el “evento X” nos demuestra que al Perú los recursos no le faltan y la supervivencia y el auto sostenimiento serían teóricamente posibles (condición potencial)

Otras naciones, sin necesidad del “evento X” han transitado por estadios de desarrollo similares a los descritos. Cuando era niño recuerdo que la calidad de los productos japoneses dejaban mucho que desear. En solo 40 años el mundo ya no puede vivir sin ellos. Lo mismo sucedió y sucede en Estados Unidos, Corea, Israel, Rusia, China, y en la Europa industrial con recursos compartidos que impulsó la aparición del capitalismo. Pero el Perú tiene casi todo ya que lo único escaso es la confianza en nosotros mismos.

Si tenemos de todo lo necesario para desarrollarnos (potencial) ¿por qué insistimos en confiar nuestro futuro a las organizaciones, los capitales y las corporaciones extranjeras?

Por que es fácil. Es fácil pedirle a otros que extraigan los recursos, que los transporten, que los transformen y que los devuelvan como productos finales. Es fácil pedirle a otros que construyan las tiendas para vendernos estos productos. Es fácil dejar en manos de otros el otorgamiento de créditos a elevadísimos intereses para que los peruano vivan endeudados. Es fácil pretender dirigir una nación dejando a otros que decidan e impongan su voluntad y objetivos particulares. Este modelo se reviste de eufemismos como “libre mercado”, “inversiones extranjeras”, “PBI”, “crecimiento”, “desarrollo”, palabras y frases bonitas que ocultan la incapacidad creativa y el valor para asumir riesgos del grupo dominante de la sociedad peruana. El grupo dominante prefiere negociar contratos lesivos a los intereses nacionales, recibir las dádivas que le aseguren empleo fijo en estas corporaciones foráneas, ser los fieles instrumentos para dominio financiero internacional y mantener a la nación en la pobre condición de proveedores de recursos naturales, literalmente simples picapiedras. Es una condición de esclavitud mental y moral. Lo contrario se denomina libertad.
La Libertad implica sacrificios en pos de un beneficio ulterior, posiblemente para otras generaciones. Libertad de luchar por adaptar las reglas del mercado internacional para nuestro beneficio. Libertad de crear las universidades que impulsen el conocimiento creativo para que sea aprovechado por las nuevas y antiguas empresas que hoy luchan por competir. Libertad de aceptar el diálogo abierto de toda la sociedad, reconociendo la inviabilidad de mantener las infranqueables diferencias sociales y económicas que cada vez nos dividen más. Algunas veces los esclavos le temían a la libertad por que implicaba valerse por ellos mismos. La libertad es dura, implica peligros y cometer errores, pero serán nuestros errores. Los mismos errores que las naciones desarrolladas cometieron en su momento y produjeron experiencia, conocimiento y sabiduría. La era del conocimiento nos protege, en gran medida, de cometer los mismos errores mediante el aprendizaje. La libertad implica la necesidad de competir en igualdad de condiciones dentro y fuera de nuestro territorio. La libertad implica enfrentar la posibilidad de perder privilegios o ganar otros. Pero esto no será posible hasta que el actual Estado no se transforme. Dejar de ser un instrumento de dominación y parasitismo, para convertirse en el ente regulador y promotor del que tanto se habla y tanto se necesita.

Análogo a las leyes físicas, el potencial de una Nación implica una condición de inmovilidad. La liberación (libertad) de la energía producirá el impulso necesario para mover a la sociedad en conjunto (condición cinética) Esto produce trabajo y es mesurable en término de potencia. Por eso hablamos de las “grandes potencias”. En ellas se ha liberado la energía social total y no solo una pequeña parte de su masa (grupo dominante) He aquí una diferencia sustancial en las diversas condiciones del desarrollo. Avanzamos todos juntos, mayor potencia. Una pequeña elite, poca potencia.

Posiblemente estamos en el mejor momento para iniciar una transformación pacífica, libre de ideologías y ampliamente representada (nunca conseguida hasta el momento) Deberá cesar el enfrentamiento y organizar pronto lo que podría denominarse “La Gran Cumbre Peruana”, con el mismo tesón e interés demostrado para las cumbres internacionales o las cumbres alternativas; Pero con libertad, verdadera democracia y diálogo sincero. Espero que de alguna forma el “evento X” nos ayude a encontrar la confianza necesaria para buscarlo.

viernes, 25 de enero de 2008

LA GUERRA PRIVADA DE CYBERALEXIS

Algunos medios de prensa han resaltado la captura de un famoso hacker peruano. El joven pirata de la red se hizo famoso al haber abordado dos páginas web chilenas. En el mundo virtual de los foros, “Cyberalexis” alias de César Atoche, se perfiló como leyenda y atrajo la admiración de muchos jóvenes especialistas en “ataques virtuales”. Cyberalexis era el héroe que se introdujo subrepticiamente en el complicado aparato de seguridad informático chileno para adosar el bicolor peruano sobre la cara de Bachelet, ante la consternación y protesta de su aparato gubernamental.

La afrenta no pasó desapercibida y el departamento de seguridad chileno elevó su protesta al gobierno peruano y a la INTERPOL. Al mismo tiempo, en los foros virtuales, la guerra había empezado. Chileno y peruanos se enfrascaban en una ardua lucha virtual, llenas de epítetos, palabras gruesas y amenazas cargadas de ceros y unos.

¿Qué importancia tiene esto para la defensa?

En PRO-INTELLECTUM venimos explorando las amenazas del siglo XXI, distantes de las descritas en el famoso libro blanco y más reales que las que viven en la imaginación e intereses de Washington. Las nuevas amenazas son sutiles, no derraman sangre, no explotan, pero igualmente causan daño a la nación víctima de sus ataques.

La guerra virtual, del ciberespacio o como prefiero denominarla: Cibernética. Es una realidad. El soldado del futuro (con o sin uniforme) será capaz de atacar (hackear, en el argot virtual) los sistemas informáticos del enemigo. El ataque podrá neutralizar sistemas de comunicaciones y de armas, además de producir daño a los sistemas financieros y las redes gubernamentales. Virtualmente, la guerra podría ser ganada antes de efectuarse algún disparo.

La desesperada reacción de las autoridades chilenas son el reflejo del poder destructivo de esta amenaza. Pero Cyberalexis pirateó solo como buen hacker o cracker. Hoy ha sido capturado por la policía bajo el supuesto delito de robo a las entidades financieras. Digo supuesto, ya que el medio escrito que da amplia cobertura de su captura y pormenores de su historia, goza de la triste fama de apoyar los oscuros intereses chilenos. ¿Será parte de una jugada para deshacerse de un virtual enemigo o un medio para reclutarlo?

Cyberalexis es un peruano y experto en lo que hace. Merece un juicio justo y honesto para deslindar su responsabilidad. Luego podría ser reclutado por el mismo estado peruano. Cyberalexis, trabajando en el aparato de inteligencia, podría llevar una vida digna. Jóvenes como él, serían la primera línea de defensa (y ataque) de un Perú cada vez más virtual.